Archivo de la categoría: Capitulo 2

El Libro de Enoc. Capitulo 2

CAPITULO 2

1. Observad todas las cosas que ocurren en el cielo, cómo las luminarias del cielo no cambian su ruta en las posiciones de sus luces y cómo todas nacen y se ponen, ordenadas cada una según su estación y no desobedecen su orden.
(Salmos 19:1), (Salmos 74:16), (Salmos 104:19), (Job 9:6-9), (Eclesiástico 39:16), (Eclesiástico 43:1-12)

2. Mirad la tierra y presta atención a sus obras, desde el principio hasta el fin, cómo ninguna obra de Dios sobre la tierra cambia, y todas son visibles para vosotros.
(Génesis 8:22), (Eclesiástico 39:16-19), (Eclesiástico 43:13-33), (Salmos 104:16-18), (Job 36:24-25)
(Job 37:5-6, 12-13)

3. Ved las señales del verano y las señales del invierno,
cómo la tierra entera se llena de agua y las nubes rocían la lluvia sobre ella.
(Salmos 74:17), (2 Pedro 3:5), (Salmos 135:6-7)

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<
<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

1.
(Salmos 19:1) “1 Los cielos cuentan la gloria de Dios, Y el firmamento anuncia la obra de sus manos.”

(Salmos 74:16) “16 Tuyo es el día, tuya también es la noche; Tú estableciste la luna y el sol.”

(Salmos 104:19) “19 Hizo la luna para los tiempos; El sol conoce su ocaso.”

(Job 9:6-9) “6 El remueve la tierra de su lugar, Y hace temblar sus columnas;
7 El manda al sol, y no sale; Y sella las estrellas;
8 El solo extendió los cielos, Y anda sobre las olas del mar;
9 El hizo la Osa, el Orión y las Pléyades, Y los lugares secretos del sur;”

(Eclesiástico 39:16) “16 ¡Qué hermosas son todas las obras del Señor, y todo lo que él ordena se cumple a su tiempo!”

(Eclesiástico 43:1-5) El sol
"1 Orgullo del cielo es la limpidez del firmamento, y la bóveda celeste es un magnífico espectáculo.
2 El sol, cuando aparece, proclama a su salida, qué admirable es la obra del Altísimo.
3 Al mediodía reseca la tierra, ¿y quién puede resistir su ardor?
4 Se atiza el horno para la forja, pero tres veces más abrasa el sol las montañas; él exhala los vapores ardientes y con el brillo de sus rayos enceguece los ojos.
5 ¡Qué grande es el Señor que lo ha creado! A una orden suya, él emprende su rápida carrera."

(Eclesiástico 43:6-8) La luna
"6 También la luna, siempre en el momento preciso, marca las épocas y señala los tiempos.
7 Su curso determina las fiestas: es un astro que decrece después de su plenilunio.
8 De ella recibe su nombre el mes; ella crece admirablemente en sus ciclos, es la insignia de los ejércitos acampados en las alturas, que brilla en el firmamento del cielo."

(Eclesiástico 43:9-10) Las estrellas
"9 La gloria de los astros es la hermosura del cielo, un adorno luminoso en las alturas del Señor:
10 por la palabra del Santo, se mantienen en orden y no defeccionan de sus puestos de guardia."

(Eclesiástico 43:11-12) El arco iris
"11 Mira el arco iris y bendice al que lo hizo: ¡qué magnífico esplendor!
12 Él traza en el cielo una aureola de gloria; lo han tendido las manos del Altísimo."

2.
(Génesis 8:22) “Mientras la tierra permanezca, no cesarán la sementera y la siega, el frío y el calor, el verano y el invierno, y el día y la noche.”

(Eclesiástico 39:16-18) Himno a la Sabiduría y a la obra de Dios
“16 ¡Qué hermosas son todas las obras del Señor, y todo lo que él ordena se cumple a su tiempo!
No hay por qué decir: "¿Qué es esto? ¿Para qué está?" Porque todo será comprendido en su momento.
17 Por su palabra, las aguas se detuvieron como una masa; por una de sus órdenes, se formaron los depósitos de agua.
18 Él lo ordena, y se cumple su voluntad, y nadie puede menoscabar su obra salvadora.”

(Eclesiástico 43:13-33) Maravillas de la naturaleza
"13 A una orden suya cae la nieve, y él lanza los rayos que ejecutan sus decretos;
14 es así como se abren las reservas y las nubes vuelan como pájaros.
15 Con su gran poder, condensa las nubes, que se pulverizan en granizo.
16a A su vista, se conmueven las montañas,
17a el fragor de su trueno sacude la tierra;
16b por su voluntad sopla el viento sur,
17b el huracán del norte y los ciclones.
18 Como bandada de pájaros, él esparce la nieve y, al bajar, ella se posa como la langosta; el resplandor de su blancura deslumbra los ojos y el espíritu se embelesa al verla caer.
19 Como sal sobre la tierra, él derrama la escarcha y, al congelarse, ella se convierte en espinas punzantes.
20 Sopla el viento frío del norte y el hielo se congela sobre el agua,
se posa sobre toda masa de agua y la reviste como de una coraza,
21 Otro viento devora las montañas, abrasa el desierto y consume la hierba como un fuego.
22 Una niebla repentina pone remedio a todo eso, y el rocío refresca después del viento abrasador.
23 Conforme a su designio, él dominó el Abismo, y allí plantó las islas.
24 Los que navegan por el mar cuentan sus peligros y sus relatos nos parecen increíbles:
25 allí hay cosas extrañas y maravillosas, animales de todas clases y monstruos marinos.
26 Gracias a él, su mensajero llega a buen puerto, y por su palabra se ordenan todas las cosas.
27 Por mucho que digamos, nunca acabaremos; en una sola palabra: él lo es todo.
28 ¿Dónde hallar la fuerza para glorificarlo? Porque él es el Grande, superior a todas sus obras,
29 Señor temible y soberanamente grande: su poder es admirable.
30 ¡Glorifiquen al Señor, exáltenlo cuanto puedan, y él siempre estará por encima! Para exaltarlo, redoblen sus fuerzas, no se cansen, porque nunca acabarán.
31 ¿Quién lo ha visto, para poder describirlo? ¿Quién lo alabará conforme a lo que es?
32 Hay muchas cosas ocultas más grandes todavía, porque sólo hemos visto algunas de sus obras.
33 El Señor ha hecho todas las cosas y a los hombres buenos les dio la sabiduría."

(Salmos 104:16-18) “16 Se llenan de savia los árboles de Jehová, Los cedros del Líbano que él plantó.
17 Allí anidan las aves; En las hayas hace su casa la cig:ueña.
18 Los montes altos para las cabras monteses; Las peñas, madrigueras para los conejos.”

(Job 36:24-25) “24 Acuérdate de engrandecer su obra, La cual contemplan los hombres.
25 Los hombres todos la ven; La mira el hombre de lejos.”

(Job 37:5-6, 12-13) “5 Truena Dios maravillosamente con su voz; El hace grandes cosas, que nosotros no entendemos.
6 Porque a la nieve dice: Desciende a la tierra; También a la llovizna, y a los aguaceros torrenciales.
12 Asimismo por sus designios se revuelven las nubes en derredor,
Para hacer sobre la faz del mundo, En la tierra, lo que él les mande.
13 Unas veces por azote, otras por causa de su tierra, Otras por misericordia las hará venir.”

3.
(Salmos 74:17) “17 Tú fijaste todos los términos de la tierra; El verano y el invierno tú los formaste.”

(2 Pedro 3:5) “5 Estos ignoran voluntariamente, que en el tiempo antiguo fueron hechos por la palabra de Dios los cielos, y también la tierra, que proviene del agua y por el agua subsiste,”

(Salmos 135:6-7) “6 Todo lo que Jehová quiere, lo hace, En los cielos y en la tierra, en los mares y en todos los abismos.
7 Hace subir las nubes de los extremos de la tierra; Hace los relámpagos para la lluvia; Saca de sus depósitos los vientos.”

Anuncios