Archivo de la categoría: Capitulo 18

El Libro de Enoc. Capitulo 18

CAPITULO 18

1. Vi los tesoros de los vientos y vi que con ellos Él ha adornado toda la creación y los cimientos de la tierra;

2. y vi también la piedra angular de la tierra
y los cuatro vientos que sostienen la tierra y el firmamento;
(Job 38:4-7), (Zacarías 10:3-4), (Isaías 28:16)
(Zacarías 6:1-5), (Apocalipsis 7:1)

3. vi como los vientos extienden el velo del cielo en lo alto y cómo tienen su puesto entre el cielo y la tierra: son las columnas del cielo;

4. vi los vientos que hacen girar y que conducen por las órbitas del sol y de los astros en sus estancias;

5. vi los vientos que sostienen las nubes sobre la tierra;
vi los caminos de los ángeles; vi en los confines de la tierra el firmamento en lo alto.

6. Después fui al sur y vi un sitio que ardía día y noche, en donde se encontraban siete montañas de piedras preciosas, tres del lado oriental y tres del lado del mediodía.

7. Así, entre las que estaban en el oriente, una era de piedra multicolor, una de perlas, y la otra de piedras medicinales; y las que estaban en el sur eran de piedra roja.

8. La del medio se elevaba hasta el cielo como el trono del Señor y la parte alta del trono era de zafiro.

9. Yo vi un fuego ardiente, y más allá de esas montañas

10. está una región donde termina la gran tierra, y ahí culminan los cielos.

11. Luego me fue mostrado un profundo abismo entre columnas de fuego celeste,
y vi en él columnas de fuego que descendían al fondo y cuya altura y profundidad eran inconmensurables;
(Mateo 25:41), (Salmos 140:9-10), (Judas 1:7), (Proverbios 23:26-28)

12. y más allá de este abismo vi un sitio sobre el cual no se extendía el firmamento, bajo el cual no había tampoco cimientos de la tierra; sobre el que no había ni agua ni pájaros, sino que era un lugar desierto y terrible.

13. Allí vi siete estrellas parecidas a grandes montañas, que ardían, y cuando pregunté sobre esto,

14. El ángel me dijo: “Este sitio es el final del cielo y de la tierra;
ha llegado a ser la prisión de las estrellas y de los poderes del cielo.
(Apocalipsis 20:7)

15. “Las estrellas que ruedan sobre el fuego son las que han transgredido el mandamiento del Señor, desde el comienzo de su ascenso, porque no han llegado a su debido tiempo;
(Apocalipsis 12:3-4, 7-9), (Mateo 25:41)

16. y Él se irritó contra ellas y las ha encadenado hasta el tiempo de la consumación de su culpa para siempre, en el año del misterio”.
(2 Pedro 2:4), (Judas 1:6, 13), (Apocalipsis 10:7)

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<
<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

2.
(Job 38:4-7) “4 ¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra? Házmelo saber, si tienes inteligencia.
5 ¿Quién ordenó sus medidas, si lo sabes? ¿O quién extendió sobre ella cordel?
6 ¿Sobre qué están fundadas sus bases? ¿O quién puso su piedra angular,
7 Cuando alababan todas las estrellas del alba, Y se regocijaban todos los hijos de Dios?”

(Zacarías 10:3-4) “3 Contra los pastores se ha encendido mi enojo, y castigaré a los jefes;
pero Jehová de los ejércitos visitará su rebaño, la casa de Judá, y los pondrá como su caballo de honor en la guerra. 4 De él saldrá la piedra angular, de él la clavija, de él el arco de guerra, de él también todo apremiador.”

(Isaías 28:16) “por tanto, Jehová el Señor dice así:
He aquí que yo he puesto en Sion por fundamento una piedra, piedra probada, angular, preciosa, de cimiento estable; el que creyere, no se apresure.”

(Zacarías 6:1-5) Los cuatro carros
“1 De nuevo alcé mis ojos y miré, y he aquí cuatro carros que salían de entre dos montes; y aquellos montes eran de bronce. 2 En el primer carro había caballos alazanes, en el segundo carro caballos negros, 3 en el tercer carro caballos blancos, y en el cuarto carro caballos overos rucios rodados.
4 Respondí entonces y dije al ángel que hablaba conmigo: Señor mío, ¿qué es esto?
5 Y el ángel me respondió y me dijo: Estos son los cuatro vientos de los cielos, que salen después de presentarse delante del Señor de toda la tierra.”

(Apocalipsis 7:1) “Después de esto vi a cuatro ángeles en pie sobre los cuatro ángulos de la tierra, que detenían los cuatro vientos de la tierra, para que no soplase viento alguno sobre la tierra, ni sobre el mar, ni sobre ningún árbol.”

11.
(Mateo 25:41) “Entonces dirá también a los de la izquierda:
Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles.”

(Salmos 140:9-10) “9 En cuanto a los que por todas partes me rodean, La maldad de sus propios labios cubrirá su cabeza.
10 Caerán sobre ellos brasas;
Serán echados en el fuego, En abismos profundos de donde no salgan.”

(Judas 1:7) “7 como Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, las cuales de la misma manera que aquéllos, habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra naturaleza, fueron puestas por ejemplo, sufriendo el castigo del fuego eterno.”

(Proverbios 23:26-28) “26 Dame, hijo mío, tu corazón, Y miren tus ojos por mis caminos.
27 Porque abismo profundo es la ramera, Y pozo angosto la extraña.
28 También ella, como robador, acecha, Y multiplica entre los hombres los prevaricadores.”

14.
(Apocalipsis 20:7) “Cuando los mil años se cumplan, Satanás será suelto de su prisión,”

15.
(Apocalipsis 12:3-4, 7-9) “3 También apareció otra señal en el cielo: he aquí un gran dragón escarlata, que tenía siete cabezas y diez cuernos, y en sus cabezas siete diademas;
4 y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo, y las arrojó sobre la tierra. Y el dragón se paró frente a la mujer que estaba para dar a luz, a fin de devorar a su hijo tan pronto como naciese.
7 Después hubo una gran batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles; 8 pero no prevalecieron, ni se halló ya lugar para ellos en el cielo.
9 Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él.”

(Mateo 25:41) “Entonces dirá también a los de la izquierda:
Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles.”

16.
(2 Pedro 2:4) “Porque si Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que arrojándolos al infierno los entregó a prisiones de oscuridad, para ser reservados al juicio;”

(Judas 1:6, 13) “6 Y a los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada, los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día;
13 fieras ondas del mar, que espuman su propia vergüenza;
estrellas errantes, para las cuales está reservada eternamente la oscuridad de las tinieblas.”

(Apocalipsis 10:7) “sino que en los días de la voz del séptimo ángel, cuando él comience a tocar la trompeta, el misterio de Dios se consumará, como él lo anunció a sus siervos los profetas.”

Anuncios