Archivo de la categoría: Capitulo 102

El Libro de Enoc. Capitulo 102

CAPITULO 102

1. En esos días si Él lanza sobre vosotros un fuego terrible ¿a dónde huiréis y cómo os salvaréis?
Y si lanza su palabra sobre vosotros ¿no estaréis consternados y no temblaréis?

2. Todas las luminarias serán presas de un gran temor y la tierra entera estará aterrada, temblará y se alarmará.
(Salmos 104:32), (Salmos 114:7), (Jeremías 10:10), (Jeremías 49:20-22), (Jeremías 51:29), (Nahúm 1:5), (Joel 2:10), (Joel 3:16), (Isaías 13:13), (Isaías 24:19-20), (Hageo 2:6), (Amós 8:8-9), (Hebreos 12:26)

3. Todos los ángeles ejecutarán sus órdenes y buscarán ocultarse a sí mismos de la presencia de la Gran Gloria;
los hijos de la tierra temblarán y se estremecerán y vosotros pecadores seréis malditos para siempre y no tendréis paz.
(Joel 2:6), (Joel 2:11), (Isaías 24:17-18), (Salmos 14:5), (Salmos 99:1), (Ezequiel 7:27), (Ezequiel 38:19-20), (Miqueas 7:16-18), (Habacuc 3:3-7), (Hageo 2:7), (Zacarías 12:1-3), (Job 37:23-24)
(Salmos 37:22), (Salmos 119:21), (Mateo 25:41), (Isaías 48:22), (Isaías 57:21)

4. No temáis vosotras, almas de los justos; tened esperanza vosotros que habéis muerto en la justicia.
(Isaías 35:4), (Isaías 40:9-10), (Isaías 43:1), (Jeremías 30:10), (Jeremías 46:27), (Lamentaciones 3:56-58), (Lucas 12:32), (Salmos 65:5), (Gálatas 5:5), (1 Tesalonicenses 4:15-17), (Salmos 17:15), (Salmos 49:15)

5. No os entristezcáis si vuestra alma ha descendido con dolor a la tumba y si a vuestro cuerpo no le ha ido en vida de acuerdo con vuestra bondad. En cambio, espera el día del juicio de los pecadores, el día de la maldición y el castigo.
(Eclesiastés 8:14), (Isaías 30:26)

6. Cuando morís, los pecadores dicen de vosotros:
“Tal como nosotros estamos muertos, los justos están muertos, ¿que provecho han sacado de sus obras?

7. Al igual que nosotros ellos han muerto en la tristeza y en las tinieblas y ¿qué tienen de más que nosotros? Desde ahora somos iguales.

8. ¿Qué se llevarán y qué verán en la eternidad? Porque he aquí que ellos han muerto también y desde ahora no verán la luz”.

9. Yo os digo: “A vosotros pecadores os basta comer y beber, robar, pecar, despojar a los hombres, adquirir riquezas y vivir felices días.
(Sabiduría 2:1-11), (Sabiduría 2:21-24), (1 Corintios 15:32-33), (Isaías 22:13)

10. ¿Habéis visto el final de los justos? No se ha encontrado en ellos ninguna clase de violencia hasta su muerte.

11. Sin embargo han muerto, ha sido como si no hubieran sido y sus vidas han bajado a la tumba en la aflicción.

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<
<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

2.
(Salmos 104:32) “El mira a la tierra, y ella tiembla; Toca los montes, y humean.”

(Salmos 114:7) “A la presencia de Jehová tiembla la tierra, A la presencia del Dios de Jacob,”

(Jeremías 10:10) “Mas Jehová es el Dios verdadero; él es Dios vivo y Rey eterno;
a su ira tiembla la tierra, y las naciones no pueden sufrir su indignación.”

(Jeremías 49:20-22) “20 Por tanto, oíd el consejo que Jehová ha acordado sobre Edom, y sus pensamientos que ha resuelto sobre los moradores de Temán. Ciertamente a los más pequeños de su rebaño los arrastrarán, y destruirán sus moradas con ellos.
21 Del estruendo de la caída de ellos la tierra temblará, y el grito de su voz se oirá en el Mar Rojo.
22 He aquí que como águila subirá y volará, y extenderá sus alas contra Bosra; y el corazón de los valientes de Edom será en aquel día como el corazón de mujer en angustias.”

(Jeremías 51:29) “Temblará la tierra, y se afligirá; porque es confirmado contra Babilonia todo el pensamiento de Jehová, para poner la tierra de Babilonia en soledad, para que no haya morador en ella.”

(Nahúm 1:5) “Los montes tiemblan delante de él, y los collados se derriten;
la tierra se conmueve a su presencia, y el mundo, y todos los que en él habitan.”

(Joel 2:10) “10 Delante de él temblará la tierra, se estremecerán los cielos; el sol y la luna se oscurecerán, y las estrellas retraerán su resplandor.”

(Joel 3:16) “Y Jehová rugirá desde Sion, y dará su voz desde Jerusalén, y temblarán los cielos y la tierra;
pero Jehová será la esperanza de su pueblo, y la fortaleza de los hijos de Israel.”

(Isaías 13:13) “Porque haré estremecer los cielos, y la tierra se moverá de su lugar, en la indignación de Jehová de los ejércitos, y en el día del ardor de su ira.”

(Isaías 24:19-20) “19 Será quebrantada del todo la tierra, enteramente desmenuzada será la tierra, en gran manera será la tierra conmovida.
20 Temblará la tierra como un ebrio, y será removida como una choza; y se agravará sobre ella su pecado, y caerá, y nunca más se levantará.”

(Hageo 2:6) “6 Porque así dice Jehová de los ejércitos: De aquí a poco yo haré temblar los cielos y la tierra, el mar y la tierra seca;”

(Amós 8:8-9) “8 ¿No se estremecerá la tierra sobre esto? ¿No llorará todo habitante de ella? Subirá toda, como un río, y crecerá y mermará como el río de Egipto.
9 Acontecerá en aquel día, dice Jehová el Señor, que haré que se ponga el sol a mediodía, y cubriré de tinieblas la tierra en el día claro.”

(Hebreos 12:26) “26 La voz del cual conmovió entonces la tierra, pero ahora ha prometido, diciendo: Aún una vez, y conmoveré no solamente la tierra, sino también el cielo.”

3.
Todos los ángeles ejecutarán sus órdenes y buscarán ocultarse a sí mismos de la presencia de la Gran Gloria;
los hijos de la tierra temblarán y se estremecerán

(Joel 2:6) “6 Delante de él temerán los pueblos; se pondrán pálidos todos los semblantes.”

(Joel 2:11) “11 Y Jehová dará su orden delante de su ejército;
porque muy grande es su campamento; fuerte es el que ejecuta su orden; porque grande es el día de Jehová, y muy terrible; ¿quién podrá soportarlo?”

(Isaías 24:17-18) “17 Terror, foso y red sobre ti, oh morador de la tierra.
18 Y acontecerá que el que huyere de la voz del terror caerá en el foso; y el que saliere de en medio del foso será preso en la red; porque de lo alto se abrirán ventanas, y temblarán los cimientos de la tierra.”

(Salmos 14:5) “5 Ellos temblaron de espanto;
Porque Dios está con la generación de los justos.”

(Salmos 99:1) “Jehová reina; temblarán los pueblos. El está sentado sobre los querubines, se conmoverá la tierra.”

(Ezequiel 7:27) “El rey se enlutará, y el príncipe se vestirá de tristeza, y las manos del pueblo de la tierra temblarán;
según su camino haré con ellos, y con los juicios de ellos los juzgaré; y sabrán que yo soy Jehová.”

(Ezequiel 38:19-20) “19 Porque he hablado en mi celo, y en el fuego de mi ira: Que en aquel tiempo habrá gran temblor sobre la tierra de Israel;
20 que los peces del mar, las aves del cielo, las bestias del campo y toda serpiente que se arrastra sobre la tierra, y todos los hombres que están sobre la faz de la tierra, temblarán ante mi presencia;
y se desmoronarán los montes, y los vallados caerán, y todo muro caerá a tierra.”

(Miqueas 7:16-18) “16 Las naciones verán, y se avergonzarán de todo su poderío; pondrán la mano sobre su boca, ensordecerán sus oídos.
17 Lamerán el polvo como la culebra; como las serpientes de la tierra, temblarán en sus encierros; se volverán amedrentados ante Jehová nuestro Dios, y temerán a causa de ti.
18 ¿Qué Dios como tú, que perdona la maldad, y olvida el pecado del remanente de su heredad? No retuvo para siempre su enojo, porque se deleita en misericordia.”

(Habacuc 3:3-7) “3 Dios vendrá de Temán, Y el Santo desde el monte de Parán.
Su gloria cubrió los cielos, Y la tierra se llenó de su alabanza.
4 Y el resplandor fue como la luz; Rayos brillantes salían de su mano,
Y allí estaba escondido su poder.
5 Delante de su rostro iba mortandad,
Y a sus pies salían carbones encendidos.
6 Se levantó, y midió la tierra;
Miró, e hizo temblar las gentes;
Los montes antiguos fueron desmenuzados, Los collados antiguos se humillaron.
Sus caminos son eternos.
7 He visto las tiendas de Cusán en aflicción; Las tiendas de la tierra de Madián temblaron.”

(Hageo 2:7) “7 y haré temblar a todas las naciones, y vendrá el Deseado de todas las naciones;
y llenaré de gloria esta casa, ha dicho Jehová de los ejércitos.”

(Zacarías 12:1-3) “1 Profecía de la palabra de Jehová acerca de Israel. Jehová, que extiende los cielos y funda la tierra, y forma el espíritu del hombre dentro de él, ha dicho:
2 He aquí yo pongo a Jerusalén por copa que hará temblar a todos los pueblos de alrededor contra Judá, en el sitio contra Jerusalén.
3 Y en aquel día yo pondré a Jerusalén por piedra pesada a todos los pueblos; todos los que se la cargaren serán despedazados, bien que todas las naciones de la tierra se juntarán contra ella.”

(Job 37:23-24) “23 El es Todopoderoso, al cual no alcanzamos, grande en poder;
Y en juicio y en multitud de justicia no afligirá.
24 Lo temerán por tanto los hombres;
El no estima a ninguno que cree en su propio corazón ser sabio.”

3.
y vosotros pecadores seréis malditos para siempre y no tendréis paz.
(Salmos 37:22) “Porque los benditos de él heredarán la tierra; Y los malditos de él serán destruidos.”

(Salmos 119:21) “Reprendiste a los soberbios, los malditos, Que se desvían de tus mandamientos.”

(Mateo 25:41) “Entonces dirá también a los de la izquierda:
Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles.”

(Isaías 48:22) “No hay paz para los malos, dijo Jehová.”

(Isaías 57:21) “No hay paz, dijo mi Dios, para los impíos.”

4.
(Isaías 35:4) “Decid a los de corazón apocado: Esforzaos, no temáis;
he aquí que vuestro Dios viene con retribución, con pago; Dios mismo vendrá, y os salvará.”

(Isaías 40:9-10) “9 Súbete sobre un monte alto, anunciadora de Sion; levanta fuertemente tu voz, anunciadora de Jerusalén;
levántala, no temas; di a las ciudades de Judá: !!Ved aquí al Dios vuestro!
10 He aquí que Jehová el Señor vendrá con poder, y su brazo señoreará; he aquí que su recompensa viene con él, y su paga delante de su rostro.”

(Isaías 43:1) [ Jehová es el único Redentor ]
“Ahora, así dice Jehová, Creador tuyo, oh Jacob, y Formador tuyo, oh Israel:
No temas, porque yo te redimí; te puse nombre, mío eres tú.”

(Jeremías 30:10) “Tú, pues, siervo mío Jacob, no temas, dice Jehová, ni te atemorices, Israel;
porque he aquí que yo soy el que te salvo de lejos a ti y a tu descendencia de la tierra de cautividad;
y Jacob volverá, descansará y vivirá tranquilo, y no habrá quien le espante.”

(Jeremías 46:27) “Y tú no temas, siervo mío Jacob, ni desmayes, Israel;
porque he aquí yo te salvaré de lejos, y a tu descendencia de la tierra de su cautividad.
Y volverá Jacob, y descansará y será prosperado, y no habrá quién lo atemorice.”

(Lamentaciones 3:56-58) “56 Oíste mi voz; no escondas tu oído al clamor de mis suspiros.
57 Te acercaste el día que te invoqué; dijiste: No temas.
58 Abogaste, Señor, la causa de mi alma; redimiste mi vida.”

(Lucas 12:32) “No temáis, manada pequeña, porque a vuestro Padre le ha placido daros el reino.”

(Salmos 65:5) “Con tremendas cosas nos responderás tú en justicia,
Oh Dios de nuestra salvación, Esperanza de todos los términos de la tierra, Y de los más remotos confines del mar.”

(Gálatas 5:5) “Pues nosotros por el Espíritu aguardamos por fe la esperanza de la justicia;”

(1 Tesalonicenses 4:15-17) “15 Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron.
16 Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero.
17 Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.”

(Salmos 17:15) “En cuanto a mí, veré tu rostro en justicia; Estaré satisfecho cuando despierte a tu semejanza.”

(Salmos 49:15) “15 Pero Dios redimirá mi vida del poder del Seol,
Porque él me tomará consigo.”

5.
(Eclesiastés 8:14) “14 Hay vanidad que se hace sobre la tierra: que hay justos a quienes sucede como si hicieran obras de impíos, y hay impíos a quienes acontece como si hicieran obras de justos. Digo que esto también es vanidad.”

(Isaías 30:26) “Y la luz de la luna será como la luz del sol, y la luz del sol siete veces mayor, como la luz de siete días,
el día que vendare Jehová la herida de su pueblo, y curare la llaga que él causó.”

7 – 9
(Sabiduría 2:1-11)
“1 Ellos se dicen entre sí, razonando equivocadamente: "Breve y triste es nuestra vida,
no hay remedio cuando el hombre llega a su fin ni se sabe de nadie que haya vuelto del Abismo.
2 Hemos nacido por obra del azar, y después será como si no hubiéramos existido.
Nuestra respiración no es más que humo, y el pensamiento, una chispa que brota de los latidos del corazón;
3 cuando esta se extinga, el cuerpo se reducirá a ceniza
y el aliento se dispersará como una ráfaga de viento.
4 Nuestro nombre será olvidado con el tiempo y nadie se acordará de nuestras obras;
nuestra vida habrá pasado como una nube, sin dejar rastro, se disipará como la bruma,
evaporada por los rayos del sol y agobiada por su calor.
5 El tiempo de nuestra vida es una sombra fugaz y nuestro fin no puede ser retrasado:
una vez puesto el sello, nadie vuelve sobre sus pasos.
6 Vengan, entonces, y disfrutemos de los bienes presentes,
gocemos de las criaturas con el ardor de la juventud.
7 ¡Embriaguémonos con vinos exquisitos y perfumes, que no se nos escape ninguna flor primaveral,
8 coronémonos con capullos de rosas antes que se marchiten;
9 que ninguno de nosotros falte a nuestra orgía, dejemos por todas partes señales de nuestra euforia,
porque eso es lo que nos toca y esa es nuestra herencia!
10 Oprimamos al pobre, a pesar de que es justo, no tengamos compasión de la viuda
ni respetemos al anciano encanecido por los años.
11 Que nuestra fuerza sea la norma de la justicia, porque está visto que la debilidad no sirve para nada.”

(Sabiduría 2:21-24) Reflexión sobre el error de los impíos.
“21 Así razonan ellos, pero se equivocan, porque su malicia los ha enceguecido.
22 No conocen los secretos de Dios, no esperan retribución por la santidad,
ni valoran la recompensa de las almas puras.
23 Dios creó al hombre para que fuera incorruptible y lo hizo a imagen de su propia naturaleza,
24 pero por la envidia del demonio entró la muerte en el mundo,
y los que pertenecen a él tienen que padecerla.”

(1 Corintios 15:32-33) “32 Si como hombre batallé en Efeso contra fieras, ¿qué me aprovecha?
Si los muertos no resucitan, comamos y bebamos, porque mañana moriremos.
33 No erréis; las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres.”

(Isaías 22:13) “13 y he aquí gozo y alegría, matando vacas y degollando ovejas, comiendo carne y bebiendo vino, diciendo: Comamos y bebamos, porque mañana moriremos.”