Archivo de la categoría: Capitulo 46

El Libro de Enoc. Libro de las Parábolas. Capitulo 46

Libro de las Parábolas.

CAPITULO 46

1. Allí vi a alguien que tenía una Cabeza de los Días y su cabeza era blanca como lana;
con Él había otro, cuya figura tenía la apariencia de un hombre y su cara era llena de gracia como la de los santos ángeles.
(El libro de Enoc. Capítulo 48:2), (Daniel 7:9), (Daniel 7:13), (Daniel 7:22), (Daniel 10:5-6, 16-19), (Apocalipsis 1:13-16), (Apocalipsis 2:18), (Apocalipsis 19:12-13)

2. Le pregunté al ángel que iba conmigo y que me mostraba todas las cosas secretas con respecto a este Hijo del Hombre: “¿Quién es éste, de dónde viene y por qué va con la Cabeza de los Días?”.

3. Me respondió y me dijo:
“Este es el Hijo del Hombre, que posee la justicia y con quien vive la justicia
y que revelará todos los tesoros ocultos,
porque el Señor de los espíritus lo ha escogido y tiene como destino la mayor dignidad ante el Señor de los espíritus, justamente y por siempre.”
(Isaías 32:1), (Jeremías 23:5-6), (Jeremías 33:14-16), (Isaías 11:1-5), (Isaías 59:17), (Salmos 45:6-7), (Hebreos 1:6-9), (Salmos 72:7)
(Daniel 2:28), (Efesios 3:8-11), (1 Corintios 2:7)
(2 Pedro 1:17; Mateo 3:17), (Colosenses 1:19), (Juan 10:17), (Juan 8:29), (Efesios 1:6-7)

4. “El Hijo del Hombre que has visto, levantará a los reyes y a los poderosos de sus lechos y a los fuertes de sus tronos; desatará los frenos de los fuertes y les partirá los dientes a los pecadores;
(Salmos 110:5)

5. derrocará a los reyes de sus tronos y reinos, porque ellos no le han ensalzado y alabado ni reconocieron humildemente de dónde les fue otorgada la realeza.
(Lucas 1:52)

6. “Le cambiará la cara a los fuertes llenándolos de temor;
las tinieblas serán su morada y los gusanos su cama, y no tendrán esperanza de levantarse de esa cama,
porque no exaltaron el nombre del Señor de los espíritus.
(Job 17:13-15), (Isaías 14:11), (Eclesiástico 7:16-17), (Job 8:13), (Job 14:19), (Job 27:8), (Proverbios 10:28), (Proverbios 11:7), (Proverbios 11:23), (Proverbios 14:32)

7. “Estos que juzgan a las estrellas del cielo,
que levantan sus manos contra el más Alto,
que oprimen la tierra y habitan sobre ella, cuyas acciones expresan toda injusticia,
cuyo poder reside en su riqueza,
cuya confianza está puesta en los dioses que ellos han hecho con sus manos:
ellos niegan el nombre del Señor de los espíritus;
(Salmos 58:1), (Isaías 59:4), (Romanos 2:1-3)
(Apocalipsis 11:18)
(Salmos 52:6-7), (Eclesiástico 31:5-7), (Salmos 73:3-9, 11-12), (Sofonías 1:18), (Ezequiel 7:19), (Salmos 49:6-14, 16-20)
(Ezequiel 14:5), (1 Reyes 14:9), (Jeremías 13:25), (Salmos 115:4-8), (Isaías 44:17-18), (Oseas 13:2), (Isaías 42:17), (Salmos 97:7), (Isaías 41:29), (Ezequiel 11:21)

8. ellos persiguen sus congregaciones y a los fieles, a quienes condenan en nombre del Señor de los espíritus.
(Mateo 23:34), (Lucas 11:49), (Lucas 21:12), (Juan 15:20), (Hechos 8:1), (Hechos 11:19), (1 Corintios 15:9), (Gálatas 1:13), (2 Tesalonicenses 1:4)

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<
<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

1.
El Anciano de Días (La Cabeza de los Días) y el Otro semejante al Hijo del Hombre.

(El libro de Enoc. Capítulo 48:2)
“2 En ese momento ese Hijo del Hombre fue nombrado en presencia del Señor de los espíritus y su nombre ante la Cabeza de los Días.”

(Daniel 7:9) “9 Estuve mirando hasta que fueron puestos tronos,
y se sentó un Anciano de días, cuyo vestido era blanco como la nieve, y el pelo de su cabeza como lana limpia; su trono llama de fuego, y las ruedas del mismo, fuego ardiente.”

(Daniel 7:13) “13 Miraba yo en la visión de la noche,
y he aquí con las nubes del cielo venía uno como un hijo de hombre, que vino hasta el Anciano de días, y le hicieron acercarse delante de él.”

(Daniel 7:22) “hasta que vino el Anciano de días, y se dio el juicio a los santos del Altísimo; y llegó el tiempo, y los santos recibieron el reino.”

(Daniel 10:5-6, 16-19) “5 Y alcé mis ojos y miré,
y he aquí un varón vestido de lino, y ceñidos sus lomos de oro de Ufaz.
6 Su cuerpo era como de berilo, y su rostro parecía un relámpago, y sus ojos como antorchas de fuego, y sus brazos y sus pies como de color de bronce bruñido,
y el sonido de sus palabras como el estruendo de una multitud.
16 Pero he aquí, uno con semejanza de hijo de hombre tocó mis labios. Entonces abrí mi boca y hablé, y dije al que estaba delante de mí: Señor mío, con la visión me han sobrevenido dolores, y no me queda fuerza. 17 ¿Cómo, pues, podrá el siervo de mi señor hablar con mi señor? Porque al instante me faltó la fuerza, y no me quedó aliento.
18 Y aquel que tenía semejanza de hombre me tocó otra vez, y me fortaleció, 19 y me dijo:
Muy amado, no temas; la paz sea contigo; esfuérzate y aliéntate. Y mientras él me hablaba, recobré las fuerzas, y dije: Hable mi señor, porque me has fortalecido.”

(Apocalipsis 1:13-16) “13 y en medio de los siete candeleros,
a uno semejante al Hijo del Hombre, vestido de una ropa que llegaba hasta los pies, y ceñido por el pecho con un cinto de oro.
14 Su cabeza y sus cabellos eran blancos como blanca lana, como nieve;
sus ojos como llama de fuego; 15 y sus pies semejantes al bronce bruñido, refulgente como en un horno; y su voz como estruendo de muchas aguas.
16 Tenía en su diestra siete estrellas; de su boca salía una espada aguda de dos filos; y su rostro era como el sol cuando resplandece en su fuerza.”

(Apocalipsis 2:18) “Y escribe al ángel de la iglesia en Tiatira:
El Hijo de Dios, el que tiene ojos como llama de fuego, y pies semejantes al bronce bruñido, dice esto:”

(Apocalipsis 19:12-13) “12 Sus ojos eran como llama de fuego, y había en su cabeza muchas diademas; y tenía un nombre escrito que ninguno conocía sino él mismo.
13 Estaba vestido de una ropa teñida en sangre; y su nombre es: EL VERBO DE DIOS.”

3.
… Este es el Hijo del Hombre, que posee la justicia y con quien vive la justicia…

(Isaías 32:1) “1 He aquí que para justicia reinará un rey, y príncipes presidirán en juicio.”

(Jeremías 23:5-6) "5 He aquí que vienen días,
dice Jehová, en que levantaré a David renuevo justo, y reinará como Rey, el cual será dichoso, y hará juicio y justicia en la tierra.
6 En sus días será salvo Judá, e Israel habitará confiado; y este será su nombre con el cual le llamarán: Jehová, justicia nuestra."

(Jeremías 33:14-16) "14 He aquí vienen días, dice Jehová, en que yo confirmaré la buena palabra que he hablado a la casa de Israel y a la casa de Judá. 15 En aquellos días y en aquel tiempo haré brotar a David un Renuevo de justicia, y hará juicio y justicia en la tierra. 16 En aquellos días Judá será salvo, y Jerusalén habitará segura, y se le llamará: Jehová, justicia nuestra."

(Isaías 11:1-5) Reinado justo del Mesías
“1 Saldrá una vara del tronco de Isaí, y un vástago retoñará de sus raíces.
2 Y reposará sobre él el Espíritu de Jehová; espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor de Jehová.
3 Y le hará entender diligente en el temor de Jehová. No juzgará según la vista de sus ojos, ni argüirá por lo que oigan sus oídos;
4 sino que juzgará con justicia a los pobres, y argüirá con equidad por los mansos de la tierra; y herirá la tierra con la vara de su boca, y con el espíritu de sus labios matará al impío.
5 Y será la justicia cinto de sus lomos, y la fidelidad ceñidor de su cintura.”

(Isaías 59:17) “Pues de justicia se vistió como de una coraza, con yelmo de salvación en su cabeza; tomó ropas de venganza por vestidura, y se cubrió de celo como de manto,”

(Salmos 45:6-7) "6 Tu trono, oh Dios, es eterno y para siempre;
Cetro de justicia es el cetro de tu reino.
7 Has amado la justicia y aborrecido la maldad;
Por tanto, te ungió Dios, el Dios tuyo, Con óleo de alegría más que a tus compañeros."

(Hebreos 1:6-9) "6 Y otra vez, cuando introduce al Primogénito en el mundo, dice:
Adórenle todos los ángeles de Dios.
8 Mas del Hijo dice: Tu trono, oh Dios, por el siglo del siglo;
Cetro de equidad es el cetro de tu reino. 9 Has amado la justicia, y aborrecido la maldad,
Por lo cual te ungió Dios, el Dios tuyo, Con óleo de alegría más que a tus compañeros."

(Salmos 72:7) “Florecerá en sus días justicia, Y muchedumbre de paz, hasta que no haya luna.”

3.
… y que revelará todos los tesoros ocultos,…

(Daniel 2:28) “Pero hay un Dios en los cielos, el cual revela los misterios, (…)”

(Efesios 3:8-11) “8 A mí, que soy menos que el más pequeño de todos los santos, me fue dada esta gracia de anunciar entre los gentiles el evangelio de las inescrutables riquezas de Cristo,
9 y de aclarar a todos cuál sea la dispensación del misterio escondido desde los siglos en Dios, que creó todas las cosas; 10 para que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora dada a conocer por medio de la iglesia a los principados y potestades en los lugares celestiales, 11 conforme al propósito eterno que hizo en Cristo Jesús nuestro Señor,”

(1 Corintios 2:7) “Mas hablamos sabiduría de Dios en misterio, la sabiduría oculta,
la cual Dios predestinó antes de los siglos para nuestra gloria,”

3.
…porque el Señor de los espíritus lo ha escogido y tiene como destino la mayor dignidad ante el Señor de los espíritus, justamente y por siempre.

(2 Pedro 1:17; Mateo 3:17) “Pues cuando él recibió de Dios Padre honra y gloria, le fue enviada desde la magnífica gloria una voz que decía: Este es mi Hijo amado, en el cual tengo complacencia.”

(Colosenses 1:19) “por cuanto agradó al Padre que en él habitase toda plenitud,”

(Juan 10:17) “Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida, para volverla a tomar.”

(Juan 8:29) “Porque el que me envió, conmigo está; no me ha dejado solo el Padre, porque yo hago siempre lo que le agrada.”

(Efesios 1:6-7) Bendiciones espirituales en Cristo
“6 para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado, 7 en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia,”

4.
(Salmos 110:5) “5 El Señor está a tu diestra; Quebrantará a los reyes en el día de su ira.”

5.
(Lucas 1:52) “52 Quitó de los tronos a los poderosos, Y exaltó a los humildes.”

6.
(Job 17:13-15) “13 Si yo espero, el Seol es mi casa; Haré mi cama en las tinieblas.
14 A la corrupción he dicho: Mi padre eres tú;
A los gusanos: Mi madre y mi hermana.
15 ¿Dónde, pues, estará ahora mi esperanza? Y mi esperanza, ¿quién la verá?”

(Isaías 14:11) “Descendió al Seol tu soberbia, y el sonido de tus arpas; gusanos serán tu cama, y gusanos te cubrirán.”

(Eclesiástico 7:16-17) “16 No te agregues a la multitud de los pecadores: recuerda que la ira del Señor no tardará.
17 Sé profundamente humilde, porque fuego y gusanos son el castigo del impío.”

(Job 8:13) “Tales son los caminos de todos los que olvidan a Dios; Y la esperanza del impío perecerá;”

(Job 14:19) “Las piedras se desgastan con el agua impetuosa, que se lleva el polvo de la tierra;
De igual manera haces tú perecer la esperanza del hombre.”

(Job 27:8) “Porque ¿cuál es la esperanza del impío, por mucho que hubiere robado, Cuando Dios le quitare la vida?”

(Proverbios 10:28) “La esperanza de los justos es alegría; Mas la esperanza de los impíos perecerá.”

(Proverbios 11:7) “Cuando muere el hombre impío, perece su esperanza; Y la expectación de los malos perecerá.”

(Proverbios 11:23) “El deseo de los justos es solamente el bien;
Mas la esperanza de los impíos es el enojo.”

(Proverbios 14:32) “Por su maldad será lanzado el impío; Mas el justo en su muerte tiene esperanza.”

7.
(Salmos 58:1) “Oh congregación, ¿pronunciáis en verdad justicia? ¿Juzgáis rectamente, hijos de los hombres?”

(Isaías 59:4) “No hay quien clame por la justicia, ni quien juzgue por la verdad;
confían en vanidad, y hablan vanidades; conciben maldades, y dan a luz iniquidad.”

(Romanos 2:1-3) “1 Por lo cual eres inexcusable, oh hombre, quienquiera que seas tú que juzgas; pues en lo que juzgas a otro, te condenas a ti mismo; porque tú que juzgas haces lo mismo.
2 Mas sabemos que el juicio de Dios contra los que practican tales cosas es según verdad.
3 ¿Y piensas esto, oh hombre, tú que juzgas a los que tal hacen, y haces lo mismo, que tú escaparás del juicio de Dios?”

7.
…que oprimen la tierra y habitan sobre ella, cuyas acciones expresan todas injusticia…

(Apocalipsis 11:18) “Y se airaron las naciones, y tu ira ha venido, y el tiempo de juzgar a los muertos, y de dar el galardón a tus siervos los profetas, a los santos, y a los que temen tu nombre, a los pequeños y a los grandes,
y de destruir a los que destruyen la tierra.”

7.
…cuyo poder reside en su riqueza,…

(Salmos 52:6-7) “6 Verán los justos, y temerán; Se reirán de él, diciendo:
7 He aquí el hombre que no puso a Dios por su fortaleza,
Sino que confió en la multitud de sus riquezas, Y se mantuvo en su maldad.”

(Eclesiástico 31:5-7) Peligro de las riquezas
“5 El que ama el oro nunca podrá ser justo, y el afán de lucro hace extraviar a un hombre.
6 Muchos acabaron en la ruina por culpa del oro y se enfrentaron con su propia perdición,
7 porque el oro es una trampa para los que se enloquecen por él, y todos los insensatos se dejan atrapar.”

(Salmos 73:3-9, 11-12) “3 Porque tuve envidia de los arrogantes, Viendo la prosperidad de los impíos.
4 Porque no tienen congojas por su muerte, Pues su vigor está entero.
5 No pasan trabajos como los otros mortales, Ni son azotados como los demás hombres.
6 Por tanto, la soberbia los corona; Se cubren de vestido de violencia.
7 Los ojos se les saltan de gordura; Logran con creces los antojos del corazón.
8 Se mofan y hablan con maldad de hacer violencia; Hablan con altanería.
9 Ponen su boca contra el cielo, Y su lengua pasea la tierra.
11 Y dicen: ¿Cómo sabe Dios? ¿Y hay conocimiento en el Altísimo?
12 He aquí estos impíos, Sin ser turbados del mundo, alcanzaron riquezas.”

(Sofonías 1:18) “18 Ni su plata ni su oro podrá librarlos en el día de la ira de Jehová, pues toda la tierra será consumida con el fuego de su celo; porque ciertamente destrucción apresurada hará de todos los habitantes de la tierra.”

(Ezequiel 7:19) “Arrojarán su plata en las calles, y su oro será desechado;
ni su plata ni su oro podrá librarlos en el día del furor de Jehová; no saciarán su alma, ni llenarán sus entrañas, porque ha sido tropiezo para su maldad.”

(Salmos 49:6-14, 16-20) La insensatez de confiar en las riquezas.
“6 Los que confían en sus bienes, Y de la muchedumbre de sus riquezas se jactan, 7 Ninguno de ellos podrá en manera alguna redimir al hermano, Ni dar a Dios su rescate 8 (Porque la redención de su vida es de gran precio, Y no se logrará jamás), 9 Para que viva en adelante para siempre, Y nunca vea corrupción. 10 Pues verá que aun los sabios mueren; Que perecen del mismo modo que el insensato y el necio, Y dejan a otros sus riquezas.
11 Su íntimo pensamiento es que sus casas serán eternas, Y sus habitaciones para generación y generación; Dan sus nombres a sus tierras.
12 Mas el hombre no permanecerá en honra; Es semejante a las bestias que perecen.
13 Este su camino es locura; Con todo, sus descendientes se complacen en el dicho de ellos.
14 Como a rebaños que son conducidos al Seol, La muerte los pastoreará,
Y los rectos se enseñorearán de ellos por la mañana;
Se consumirá su buen parecer, y el Seol será su morada.
16 No temas cuando se enriquece alguno, Cuando aumenta la gloria de su casa;
17 Porque cuando muera no llevará nada, Ni descenderá tras él su gloria.
18 Aunque mientras viva, llame dichosa a su alma, Y sea loado cuando prospere,
19 Entrará en la generación de sus padres, Y nunca más verá la luz.
20 El hombre que está en honra y no entiende, Semejante es a las bestias que perecen.”

7.
…cuya confianza está puesta en los dioses que ellos han hecho con sus manos:

(Ezequiel 14:5) “5 para tomar a la casa de Israel por el corazón, ya que se han apartado de mí todos ellos por sus ídolos.”

(1 Reyes 14:9) “sino que hiciste lo malo sobre todos los que han sido antes de ti, pues fuiste y te hiciste dioses ajenos e imágenes de fundición para enojarme, y a mí me echaste tras tus espaldas;”

(Jeremías 13:25) “Esta es tu suerte, la porción que yo he medido para ti, dice Jehová,
porque te olvidaste de mí y confiaste en la mentira.”

(Salmos 115:4-8) “4 Los ídolos de ellos son plata y oro, Obra de manos de hombres.
5 Tienen boca, mas no hablan; Tienen ojos, mas no ven;
6 Orejas tienen, mas no oyen; Tienen narices, mas no huelen;
7 Manos tienen, mas no palpan; Tienen pies, mas no andan; No hablan con su garganta.
8 Semejantes a ellos son los que los hacen, Y cualquiera que confía en ellos”.

(Isaías 44:17-18) “17 y hace del sobrante un dios, un ídolo suyo; se postra delante de él, lo adora, y le ruega diciendo: Líbrame, porque mi dios eres tú. 18 No saben ni entienden; porque cerrados están sus ojos para no ver, y su corazón para no entender.”

(Oseas 13:2) “2 Y ahora añadieron a su pecado, y de su plata se han hecho según su entendimiento imágenes de fundición, ídolos, toda obra de artífices, acerca de los cuales dicen a los hombres que sacrifican, que besen los becerros.”

(Isaías 42:17) “Serán vueltos atrás y en extremo confundidos los que confían en ídolos, y dicen a las imágenes de fundición: Vosotros sois nuestros dioses.”

(Salmos 97:7) “Avergüéncense todos los que sirven a las imágenes de talla, Los que se glorían en los ídolos. Póstrense a él todos los dioses.”

(Isaías 41:29) “29 He aquí, todos son vanidad, y las obras de ellos nada; viento y vanidad son sus imágenes fundidas.”

(Ezequiel 11:21) “21 Mas a aquellos cuyo corazón anda tras el deseo de sus idolatrías y de sus abominaciones, yo traigo su camino sobre sus propias cabezas, dice Jehová el Señor.”

8.
(Mateo 23:34) “Por tanto, he aquí yo os envío profetas y sabios y escribas; y de ellos, a unos mataréis y crucificaréis, y a otros azotaréis en vuestras sinagogas, y perseguiréis de ciudad en ciudad;”

(Lucas 11:49) “Por eso la sabiduría de Dios también dijo: Les enviaré profetas y apóstoles; y de ellos, a unos matarán y a otros perseguirán,”

(Lucas 21:12) “Pero antes de todas estas cosas os echarán mano, y os perseguirán, y os entregarán a las sinagogas y a las cárceles, y seréis llevados ante reyes y ante gobernadores por causa de mi nombre.”

(Juan 15:20) “Acordaos de la palabra que yo os he dicho: El siervo no es mayor que su señor.
Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán; si han guardado mi palabra, también guardarán la vuestra.”

(Hechos 8:1) “Y Saulo consentía en su muerte. En aquel día hubo una gran persecución contra la iglesia que estaba en Jerusalén; y todos fueron esparcidos por las tierras de Judea y de Samaria, salvo los apóstoles.”

(Hechos 11:19) “Ahora bien, los que habían sido esparcidos a causa de la persecución que hubo con motivo de Esteban, pasaron hasta Fenicia, Chipre y Antioquía, no hablando a nadie la palabra, sino sólo a los judíos.”

(1 Corintios 15:9) “Porque yo soy el más pequeño de los apóstoles, que no soy digno de ser llamado apóstol, porque perseguí a la iglesia de Dios.”

(Gálatas 1:13) “Porque ya habéis oído acerca de mi conducta en otro tiempo en el judaísmo, que perseguía sobremanera a la iglesia de Dios, y la asolaba;”

(2 Tesalonicenses 1:4) “tanto, que nosotros mismos nos gloriamos de vosotros en las iglesias de Dios, por vuestra paciencia y fe en todas vuestras persecuciones y tribulaciones que soportáis.”

Anuncios