Archivo de la categoría: Capitulo 50

El Libro de Enoc. Libro de las Parábolas. Capitulo 50

Libro de las Parábolas.

CAPITULO 50

1. En esos días tendrá lugar un cambio para los santos y elegidos:
la Luz de los Días residirá sobre ellos y la gloria y el honor virarán hacia los santos.
(Eclesiástico 24:32-33), (Joel 2:28-29), (Hechos 2:17-18), (Isaías 44:3), (Isaías 32:15-16), (2 Corintios 1:22), (Romanos 2:10)

2. En el día de la aflicción, cuando la desgracia se acumule sobre los pecadores, los justos triunfarán por el nombre del Señor de los espíritus
y harán que otros testifiquen que pueden arrepentirse y renunciar a la obra de sus manos.
(Daniel 12:3), (Daniel 12:10), (Hechos 20:19-21), (Sabiduría 12:19), (Sabiduría 11:23), (Salmos 90:3), (Romanos 2:4)

3. Ellos no tendrán ningún mérito en nombre del Señor de los espíritus,
sin embargo serán salvados por su nombre y el Señor de los espíritus tendrá compasión de ellos porque su misericordia es grande.
(Juan 11:25-26), (Juan 6:47), (Juan 3:15-16), (Juan 3:36), (Juan 5:24), (Lucas 8:50), (Hechos 16:31), (Joel 2:32; Hechos 2:21; Romanos 10:13), (Isaías 28:16), (1 Pedro 2:6), (Romanos 9:33), (Romanos 10:8-13), (1Juan 5:11-13)

4. Además Él es justo en Su juicio y en presencia de Su Gloria, la injusticia no podrá mantenerse;
en Su juicio el que no se arrepienta perecerá ante Él.
(Jeremías 4:4), (Hechos 17:30-31), (1 Timoteo 2:3-4), (Lucas 13:1-5), (APOCALIPSIS DE ESDRAS CAPITULO XVI:53-54, 62-67), (Salmos 7:11-13)

5. “Y desde ese momento no tendré más misericordia con ellos”, dijo el Señor de los espíritus.
(1 Corintios 15:50), (Apocalipsis 9:20-21), (Romanos 2:2-5, 8-9)

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<
<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

1.
(Eclesiástico 24:32-33) “32 Aún haré brillar la instrucción como la aurora e irradiaré su luz lo más lejos posible;
33 aún derramaré la enseñanza como una profecía y la dejaré para las generaciones futuras.”

(Joel 2:28-29) Derramamiento del Espíritu de Dios
“28 Y después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones.
29 Y también sobre los siervos y sobre las siervas derramaré mi Espíritu en aquellos días.”

(Hechos 2:17-18) “17 Y en los postreros días, dice Dios,
Derramaré de mi Espíritu sobre toda carne,
Y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; Vuestros jóvenes verán visiones, Y vuestros ancianos soñarán sueños;
18 Y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días
Derramaré de mi Espíritu, y profetizarán.”

(Isaías 44:3) “Porque yo derramaré aguas sobre el sequedal, y ríos sobre la tierra árida;
mi Espíritu derramaré sobre tu generación, y mi bendición sobre tus renuevos;”

(Isaías 32:15-16) “15 hasta que sobre nosotros sea derramado el Espíritu de lo alto, y el desierto se convierta en campo fértil, y el campo fértil sea estimado por bosque.
16 Y habitará el juicio en el desierto, y en el campo fértil morará la justicia.”

(2 Corintios 1:22) “el cual también nos ha sellado, y nos ha dado las arras del Espíritu en nuestros corazones.”

(Romanos 2:10) “10 pero gloria y honra y paz a todo el que hace lo bueno, al judío primeramente y también al griego;”

2.
(Daniel 12:3) “Los entendidos resplandecerán como el resplandor del firmamento;
y los que enseñan la justicia a la multitud, como las estrellas a perpetua eternidad.”

(Daniel 12:10) “10 Muchos serán limpios, y emblanquecidos y purificados;
los impíos procederán impíamente, y ninguno de los impíos entenderá,
pero los entendidos comprenderán.”

(Hechos 20:19-21) “19 sirviendo al Señor con toda humildad, y con muchas lágrimas, y pruebas que me han venido por las asechanzas de los judíos;
20 y cómo nada que fuese útil he rehuido de anunciaros y enseñaros, públicamente y por las casas,
21 testificando a judíos y a gentiles acerca del arrepentimiento para con Dios, y de la fe en nuestro Señor Jesucristo.”

(Sabiduría 12:19) “Al obrar así, tú enseñaste a tu pueblo que el justo debe ser amigo de los hombres y colmaste a tus hijos de una feliz esperanza, porque,
después del pecado, das lugar al arrepentimiento.”

(Sabiduría 11:23) “23 Tú te compadeces de todos, porque todo lo puedes,
y apartas los ojos de los pecados de los hombres para que ellos se conviertan.”

(Salmos 90:3) “3 Vuelves al hombre hasta ser quebrantado,
Y dices: Convertíos, hijos de los hombres.”

(Romanos 2:4) “4 ¿O menosprecias las riquezas de su benignidad, paciencia y longanimidad, ignorando que su benignidad te guía al arrepentimiento?”

3.
(Juan 11:25-26) “25 Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida;
el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá.
26 Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto?”

(Juan 6:47) “De cierto, de cierto os digo: El que cree en mí, tiene vida eterna.”

(Juan 3:15-16) “15 para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.
De tal manera amó Dios al mundo
16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.”

(Juan 3:36) “El que cree en el Hijo tiene vida eterna;
pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él.”

(Juan 5:24) “De cierto, de cierto os digo:
El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna;
y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida.”

(Lucas 8:50) “Oyéndolo Jesús, le respondió: No temas; cree solamente, y será salva”.

(Hechos 16:31) “Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa.”

(Joel 2:32; Hechos 2:21; Romanos 10:13)
“32 Y todo aquel que invocare el nombre de Jehová será salvo;”

(Isaías 28:16) “16 por tanto, Jehová el Señor dice así: He aquí que yo he puesto en Sion por fundamento una piedra, piedra probada, angular, preciosa, de cimiento estable; el que creyere, no se apresure.”

(1 Pedro 2:6) “6 Por lo cual también contiene la Escritura: He aquí, pongo en Sion la principal piedra del ángulo, escogida, preciosa; Y el que creyere en él, no será avergonzado.”

(Romanos 9:33) “33 como está escrito: He aquí pongo en Sion piedra de tropiezo y roca de caída;
Y el que creyere en él, no será avergonzado.”

(Romanos 10:8-13) “8 Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón.
Esta es la palabra de fe que predicamos: 9 que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.
10 Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.
11 Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado.
12 Porque no hay diferencia entre judío y griego, pues el mismo que es Señor de todos, es rico para con todos los que le invocan; 13 porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.”

(1Juan 5:11-13) "11 Y este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida está en su Hijo. 12 El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida.
El conocimiento de la vida eterna.
13 Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna, y para que creáis en el nombre del Hijo de Dios.”

4.
(Jeremías 4:4) “4 Circuncidaos a Jehová, y quitad el prepucio de vuestro corazón, varones de Judá y moradores de Jerusalén; no sea que mi ira salga como fuego, y se encienda y no haya quien la apague, por la maldad de vuestras obras.”

(Hechos 17:30-31) “30 Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan; 31 por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia, por aquel varón a quien designó, dando fe a todos con haberle levantado de los muertos”.

(1 Timoteo 2:3-4) “3 Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, 4 el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad.”

(Lucas 13:1-5) Arrepentíos o pereceréis.
“1 En este mismo tiempo estaban allí algunos que le contaban acerca de los galileos cuya sangre Pilato había mezclado con los sacrificios de ellos.
2 Respondiendo Jesús, les dijo: ¿Pensáis que estos galileos, porque padecieron tales cosas, eran más pecadores que todos los galileos?
3 Os digo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente.
4 O aquellos dieciocho sobre los cuales cayó la torre en Siloé, y los mató, ¿pensáis que eran más culpables que todos los hombres que habitan en Jerusalén?
5 Os digo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente.”

APOCALIPSIS DE ESDRAS. CAPITULO XVI:53-54, 62-67
“53. Que el pecador no diga que no ha pecado, pues la cabeza de aquel que diga:
"No he pecado ante el Señor o ante su Gloria" será quemada por carbones ardientes,
54. EI Señor conoce todas las obras de los hombres, sus inventos, sus pensamientos y sus corazones.
62. Y el soplo de Dios Todopoderoso que lo ha hecho todo y que sondea las cosas escondidas los misterios. 63. Ciertamente, conoce vuestro pensamiento y lo que meditáis en vuestros corazones, ¡Ay de los pecadores y de aquellos que quieren esconder sus pecados!
64. Pues el Señor examinará todas sus obras y las desvelará a todos.
65. Estaréis llenos de confusión, cuando vuestros pecados sean puestos al descubierto ante los hombres y vuestras faltas sean acusadoras que aparezcan.
66. ¿Qué haréis en aquel día? ¿Cómo esconderéis vuestros pecados ante Dios y sus ángeles?
67. He aquí a Dios como juez; temedle; dejad de pecar, renunciad a cometer injusticias y Dios os elevará y os liberará de toda aflicción.”

(Salmos 7:11-13) “11 Dios es juez justo, Y Dios está airado contra el impío todos los días.
12 Si no se arrepiente, él afilará su espada; Armado tiene ya su arco, y lo ha preparado.
13 Asimismo ha preparado armas de muerte, Y ha labrado saetas ardientes.”

5.
(1 Corintios 15:50) “Pero esto digo, hermanos: que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios, ni la corrupción hereda la incorrupción.”

(Apocalipsis 9:20-21) “20 Y los otros hombres que no fueron muertos con estas plagas, ni aun así se arrepintieron de las obras de sus manos, ni dejaron de adorar a los demonios, y a las imágenes de oro, de plata, de bronce, de piedra y de madera, las cuales no pueden ver, ni oír, ni andar;
21 y no se arrepintieron de sus homicidios, ni de sus hechicerías, ni de su fornicación, ni de sus hurtos.”

(Romanos 2:2-5, 8-9) “2 Mas sabemos que el juicio de Dios contra los que practican tales cosas es según verdad.
3 ¿Y piensas esto, oh hombre, tú que juzgas a los que tal hacen, y haces lo mismo, que tú escaparás del juicio de Dios?
4 ¿O menosprecias las riquezas de su benignidad, paciencia y longanimidad, ignorando que su benignidad te guía al arrepentimiento?
5 Pero por tu dureza y por tu corazón no arrepentido, atesoras para ti mismo ira para el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dios,
8 pero ira y enojo a los que son contenciosos y no obedecen a la verdad, sino que obedecen a la injusticia;
9 tribulación y angustia sobre todo ser humano que hace lo malo, el judío primeramente y también el griego,”

Anuncios