Archivo de la categoría: El Libro de Enoc (con referencias de la Biblia) Capitulo 10 al 20

El Libro de Enoc. Capitulo 20

CAPITULO 20

1. He aquí los nombres de los santos ángeles que vigilan:
(Apocalipsis 8:2), (Hebreos 1:7), (Apocalipsis 1:4), (Apocalipsis 4:5), (Apocalipsis 5:6), (Zacarías 4:10) (Apocalipsis 1:16), (Apocalipsis 1:20), (Zacarías 3:9), (Apocalipsis 2:1), (Apocalipsis 3:1), (Apocalipsis 15:6)

2. Uriel, uno de los santos ángeles, llamado el del trueno y el temblor;
(APOCALIPSIS DE ESDRAS C. II:1-3, C. III:20, C. X:27-30)

3. Rafael, otro de los santos ángeles, el de los espíritus de los humanos;
(Tobías 12:15), (Tobías 3:16-17), (Tobías 5:4-17), (Tobías 6), (Tobías 12:15-22)

4. Ra’u’el, otro de los santos ángeles, que se venga del mundo de las luminarias;

5. Miguel, otro de los santos ángeles, encargados de la mejor parte de la humanidad y del pueblo;
(Daniel 10:13), (Daniel 10:21), (Daniel 12:1), (Judas 1:9), (Apocalipsis 12:7)

6. Sariel, otro de los santos ángeles, encargado de los espíritus de los hijos de los hombres que pecan en espíritu;

7. Gabriel; otro de los santos ángeles, encargado del paraíso, las serpientes y los querubines;
(Daniel 8:16), (Daniel 9:21), (Lucas 1:19), (Lucas 1:26), (Génesis 3:24), (Éxodo 25:18-22), (Ezequiel 10:4-5)

8. Remeiel, otros de los santos ángeles, al que Dios ha encargado de los resucitados.
(Mateo 28:2, 5), (Marcos 16:5)

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<
<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

1.
(Apocalipsis 8:2) “2 Y vi a los siete ángeles que estaban en pie ante Dios; y se les dieron siete trompetas.”

(Hebreos 1:7) "7 Ciertamente de los ángeles dice:
El que hace a sus ángeles espíritus, Y a sus ministros llama de fuego.”

(Apocalipsis 1:4) “Juan, a las siete iglesias que están en Asia:
Gracia y paz a vosotros, del que es y que era y que ha de venir,
y de los siete espíritus que están delante de su trono;”

(Apocalipsis 4:5) “Y del trono salían relámpagos y truenos y voces;
y delante del trono ardían siete lámparas de fuego, las cuales son los siete espíritus de Dios.”

(Apocalipsis 5:6) “Y miré, y vi que en medio del trono y de los cuatro seres vivientes, y en medio de los ancianos, estaba en pie un Cordero como inmolado, que tenía siete cuernos, y siete ojos, los cuales son los siete espíritus de Dios enviados por toda la tierra.”

(Zacarías 4:10) “Porque los que menospreciaron el día de las pequeñeces se alegrarán, y verán la plomada en la mano de Zorobabel.
Estos siete son los ojos de Jehová, que recorren toda la tierra.”

(Apocalipsis 1:16) “Tenía en su diestra siete estrellas; de su boca salía una espada aguda de dos filos; y su rostro era como el sol cuando resplandece en su fuerza.”

(Apocalipsis 1:20) “El misterio de las siete estrellas que has visto en mi diestra, y de los siete candeleros de oro: las siete estrellas son los ángeles de las siete iglesias, y los siete candeleros que has visto, son las siete iglesias.”

(Zacarías 3:9) “Porque he aquí aquella piedra que puse delante de Josué; sobre esta única piedra hay siete ojos; he aquí yo grabaré su escultura, dice Jehová de los ejércitos, y quitaré el pecado de la tierra en un día.”

(Apocalipsis 2:1) [ Mensajes a las siete iglesias: El mensaje a Efeso ]
“Escribe al ángel de la iglesia en Efeso: El que tiene las siete estrellas en su diestra, el que anda en medio de los siete candeleros de oro, dice esto:”

(Apocalipsis 3:1) “Escribe al ángel de la iglesia en Sardis: El que tiene los siete espíritus de Dios,
y las siete estrellas, dice esto: Yo conozco tus obras, que tienes nombre de que vives, y estás muerto.”

(Apocalipsis 15:6) “y del templo salieron los siete ángeles que tenían las siete plagas, vestidos de lino limpio y resplandeciente, y ceñidos alrededor del pecho con cintos de oro.”

2. Uriel
APOCALIPSIS DE ESDRAS CAPITULO II
1. El ángel que había sido enviado hacia mí y que se llamaba Uriel me respondió:
2. ¿No estaría extrañado tu espíritu de poseer el designio de la majestad del Altísimo?
3. Seguramente, Señor, le dije,
Prosiguió: He sido enviado para mostrarte tres caminos y proponerte tres parábolas,

APOCALIPSIS DE ESDRAS CAPITULO III
20. Ayuné durante siete días, afligido y llorando como lo había prescrito el ángel Uriel.

APOCALIPSIS DE ESDRAS CAPITULO X
27. Cuando la miré, la mujer no estaba ya allí; había una ciudad construida, vi el inmenso emplazamiento de sus fundaciones; sentí miedo y grité 28. Diciendo: ¿Dónde está el ángel Uriel que vino antes hacia mí? ¿Por qué me ha hecho buscar todo esto, para que el final de mi vida sea presa de las penas y mi oración del oprobio?
29. Mientras le hablaba así, este ángel que antes vino hacia mí, se me acercó.
30. Me encontró estirado como un cadáver privado de sentimiento; me tomó la mano derecha, me dio fuerzas, me puso derecho sobre mis pies.

3. Rafael,
(Tobías 12:15) “Yo soy Rafael, uno de los siete ángeles que están delante de la gloria del Señor y tienen acceso a su presencia".

(Tobías 3:16-17) La misión del ángel Rafael
3:16 A un mismo tiempo, fueron acogidas favorablemente ante la gloria de Dios las plegarias de Tobit y de Sara,
3:17 y fue enviado Rafael para curar a los dos: para quitar las manchas blancas de los ojos de Tobit, a fin de que viera con ellos la luz de Dios, y para dar a Sara, hija de Ragüel, como esposa a Tobías, hijo de Tobit, librándola del malvado demonio Asmodeo. Porque Tobías tenía derecho a ser su esposo, antes que todos los demás pretendientes. En aquel mismo momento, Tobit volvía del patio al interior de su casa, y Sara, hija de Ragüel, bajaba de la habitación alta.

(Tobías 5:4-17) El encuentro de Tobías con el ángel Rafael
5:4 Tobías salió a buscar un buen guía, que conociera el camino para ir con él a Media. Afuera encontró al ángel Rafael, que estaba de pie frente a él y, sin sospechar que era un ángel de Dios,
5:5 le preguntó: "¿De dónde eres, amigo?" El ángel le respondió: "Soy uno de tus hermanos israelitas, y he venido a buscar trabajo por aquí". Tobías le dijo: "¿Conoces el camino para ir a Media?"
5:6 "¡Por supuesto!, le respondió el ángel. He estado allí muchas veces y conozco todos los caminos de memoria. He ido frecuentemente a Media y me he alojado en casa de Gabael, uno de nuestros hermanos, que vive en Ragués de Media. Hay dos días de camino desde Ecbátana hasta Ragués, porque Ragués está situada en la montaña y Ecbátana en medio de la llanura".
5:7 Tobías le dijo: "Espérame, amigo, mientras voy a avisar a mi padre, porque necesito que vengas conmigo. Yo te pagaré tu sueldo".
5:8 El ángel le respondió: "Te espero aquí, pero no tardes".
5:9 Tobías entró a avisar a su padre que había encontrado a uno de sus hermanos israelitas. Y Tobit le dijo: "Preséntamelo, para que yo sepa a qué familia y a qué tribu pertenece. Quiero saber si se puede confiar en él para que te acompañe". Tobías salió a llamarlo y le dijo: "Amigo, mi padre te llama".
El diálogo de Tobit con el ángel
5:10 El ángel entró en la casa, Tobit lo saludó primero y aquel le respondió: "Mis parabienes, hermano". Pero Tobit le dijo: "¿Qué alegría puedo tener? Estoy ciego, no veo más la luz del sol y me encuentro sumergido en la oscuridad, como los muertos que ya no contemplan la luz. Estoy enterrado en vida; oigo la voz de los hombres, pero no los veo". El ángel le dijo: "¡Ánimo! Dios te curará pronto". Tobit añadió: "Mi hijo Tobías desea ir a Media. ¿Podrías tú acompañarlo como guía? Yo te pagaré un sueldo, hermano". El ángel le respondió: "Estoy dispuesto a acompañarlo. Conozco todos los caminos; he ido varias veces a Media, he atravesado todas sus llanuras y conozco muy bien los senderos de sus montañas".
5:11 Tobit le preguntó: "¿Quieres decirme, hermano, de qué familia y de qué tribu eres?"
5:12 "¿Qué importa mi tribu?", le dijo el ángel. Tobit insistió: "Quiero saber con seguridad de quién eres hijo y cómo te llamas".
5:13 El ángel le respondió: "Yo soy Azarías, hijo de Ananías el Grande, uno de tus hermanos".
5:14 Tobit le dijo: "¡Bienvenido, hermano, y salud! No tomes a mal que haya querido conocer la verdad acerca de tu familia. Por lo visto, eres un hermano de respetable y noble origen. Conozco a Ananías y a Natán, los dos hijos de Semeías el Grande. Ellos me acompañaban a Jerusalén; allí adoraban junto conmigo, y nunca se apartaron del buen camino. Tus hermanos son hombres de bien y tú eres de buena estirpe. ¡Sé bienvenido!"
5:15 Luego siguió diciendo: "Te pagaré como sueldo una dracma diaria, y tendrás todo lo que necesites, lo mismo que mi hijo.
5:16 Acompáñalo, y yo te daré un sobresueldo". El ángel respondió: "Sí, iré con él, no tengas miedo. Volveremos tan bien como hemos salido, porque el camino es seguro".
5:17 Tobit exclamó: "¡Bendito seas, hermano!" Después llamó a su hijo y le dijo: "Hijo mío, prepara lo necesario para el viaje y parte con tu hermano. El Dios que está en el cielo los proteja y los haga volver a mi lado sanos y salvos. ¡Que su ángel los acompañe con su protección, hijo mío!"

(Tobías 6) El pez del río Tigres

(Tobías 12:15-22) La manifestación de Rafael
12:15 Yo soy Rafael, uno de los siete ángeles que están delante de la gloria del Señor y tienen acceso a su presencia.
12:16 Los dos quedaron desconcertados y cayeron con el rostro en tierra, llenos de temor.
12:17 Pero él les dijo: "No teman, la paz esté con ustedes. Bendigan a Dios eternamente.
v18 Cuando yo estaba con ustedes, no era por mi propia iniciativa, sino por voluntad de Dios. Es a él al que deben bendecir y cantar todos los días.
12:19 Aunque ustedes me veían comer, eso no era más que una apariencia.
12:20 Por eso, bendigan al Señor sobre la tierra y celebren a Dios. Ahora subo a Aquel que me envió. Pongan por escrito todo lo que les ha sucedido". Y en seguida se elevó.
12:21 Cuando se incorporaron, ya no lo pudieron ver más.
12:22 Ellos bendecían a Dios, entonando himnos, y lo celebraban por haber obrado esas maravillas, ya que se les había aparecido un ángel de Dios.

5. Miguel,
(Daniel 10:13) “Mas el príncipe del reino de Persia se me opuso durante veintiún días; pero he aquí Miguel, uno de los principales príncipes, vino para ayudarme, y quedé allí con los reyes de Persia.”

(Daniel 10:21) “Pero yo te declararé lo que está escrito en el libro de la verdad; y ninguno me ayuda contra ellos, sino Miguel vuestro príncipe.”

(Daniel 12:1) [ El tiempo del fin ] En aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que está de parte de los hijos de tu pueblo; y será tiempo de angustia, cual nunca fue desde que hubo gente hasta entonces; pero en aquel tiempo será libertado tu pueblo, todos los que se hallen escritos en el libro.

(Judas 1:9) “Pero cuando el arcángel Miguel contendía con el diablo, disputando con él por el cuerpo de Moisés, no se atrevió a proferir juicio de maldición contra él, sino que dijo: El Señor te reprenda.”

(Apocalipsis 12:7) “Después hubo una gran batalla en el cielo:
Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles;”

7. Gabriel;
(Daniel 8:16) “16 Y oí una voz de hombre entre las riberas del Ulai, que gritó y dijo: Gabriel, enseña a éste la visión.”

(Daniel 9:21) “21 aún estaba hablando en oración, cuando el varón Gabriel, a quien había visto en la visión al principio, volando con presteza, vino a mí como a la hora del sacrificio de la tarde.”

(Lucas 1:19) “19 Respondiendo el ángel, le dijo: Yo soy Gabriel, que estoy delante de Dios; y he sido enviado a hablarte, y darte estas buenas nuevas.”

(Lucas 1:26) Anuncio del nacimiento de Jesús
“26 Al sexto mes el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret,”

(Génesis 3:24) “24 Echó, pues, fuera al hombre, y puso al oriente del huerto de Edén querubines, y una espada encendida que se revolvía por todos lados, para guardar el camino del árbol de la vida.”

(Éxodo 25:18-22) “18 Harás también dos querubines de oro; labrados a martillo los harás en los dos extremos del propiciatorio.
19 Harás, pues, un querubín en un extremo, y un querubín en el otro extremo; de una pieza con el propiciatorio harás los querubines en sus dos extremos.
20 Y los querubines extenderán por encima las alas, cubriendo con sus alas el propiciatorio; sus rostros el uno enfrente del otro, mirando al propiciatorio los rostros de los querubines.
21 Y pondrás el propiciatorio encima del arca, y en el arca pondrás el testimonio que yo te daré.
22 Y de allí me declararé a ti, y hablaré contigo de sobre el propiciatorio, de entre los dos querubines que están sobre el arca del testimonio, todo lo que yo te mandare para los hijos de Israel.”

(Ezequiel 10:4-5) “4 Entonces la gloria de Jehová se elevó de encima del querubín al umbral de la puerta; y la casa fue llena de la nube, y el atrio se llenó del resplandor de la gloria de Jehová. 5 Y el estruendo de las alas de los querubines se oía hasta el atrio de afuera, como la voz del Dios Omnipotente cuando habla.”

8. Remeiel,
(Mateo 28:2, 5) “2 Y hubo un gran terremoto; porque un ángel del Señor, descendiendo del cielo y llegando, removió la piedra, y se sentó sobre ella.
5 Mas el ángel, respondiendo, dijo a las mujeres: No temáis vosotras; porque yo sé que buscáis a Jesús, el que fue crucificado.”

(Marcos 16:5) “5 Y cuando entraron en el sepulcro, vieron a un joven sentado al lado derecho, cubierto de una larga ropa blanca; y se espantaron.”

Anuncios

El Libro de Enoc. Capitulo 19

CAPITULO 19

1. Después Sariel me dijo:
“Aquí estarán los Vigilantes que se han conectado por su propia cuenta con mujeres.
Sus espíritus asumiendo muy diversas apariencias se han corrompido
y han descarriado a los humanos para que sacrifiquen a demonios y dioses,
hasta el día del gran juicio, en que serán juzgados y encontrarán su final.
(Génesis 6:1-2)
(2 Corintios 11:13-15), (Apocalipsis 12:9)
(Romanos 1:18-23), (Colosenses 2:18), (Deuteronomio 32:16-21), (1 Corintios 10:20), (Apocalipsis 9:20), (Salmos 106:36-38), (Oseas 13:2), (2 Crónicas 33:1-7, 9), (1 Reyes 14:9), (2 Reyes 17:16-17), (2 Reyes 21:3, 5-6), (2 Reyes 23:4-5), (Jeremías 7:31), (Jeremías 19:4-6), (Proverbios 15:8), (Proverbios 21:27)

2. “En cuanto a sus mujeres, las que fueron seducidas por los Vigilantes, se volverán sosegadas”.

3. Yo Enoc, solo, he visto la visión, el final de todas las cosas y ningún humano ha visto lo que yo he visto.

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<
<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

1.
(Génesis 6:1-2) La maldad de los hombres
“1 Aconteció que cuando comenzaron los hombres a multiplicarse sobre la faz de la tierra, y les nacieron hijas, 2 que viendo los hijos de Dios que las hijas de los hombres eran hermosas, tomaron para sí mujeres, escogiendo entre todas.”

1.
(2 Corintios 11:13-15) “13 Porque éstos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo.
14 Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz.
15 Así que, no es extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras.”

(Apocalipsis 12:9) “Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él.”

1.
(Romanos 1:18-23) La culpabilidad del hombre.
“18 Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad;
19 porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó. 20 Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa. 21 Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. 22 Profesando ser sabios, se hicieron necios,
23 y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles.”

(Colosenses 2:18) “18 Nadie os prive de vuestro premio,
afectando humildad y culto a los ángeles,
entremetiéndose en lo que no ha visto, vanamente hinchado por su propia mente carnal,”

(Deuteronomio 32:16-21) “16 Le despertaron a celos con los dioses ajenos; Lo provocaron a ira con abominaciones.
17 Sacrificaron a los demonios, y no a Dios;
A dioses que no habían conocido, A nuevos dioses venidos de cerca, Que no habían temido vuestros padres.
18 De la Roca que te creó te olvidaste; Te has olvidado de Dios tu creador. 19 Y lo vio Jehová, y se encendió en ira Por el menosprecio de sus hijos y de sus hijas.
20 Y dijo: Esconderé de ellos mi rostro, Veré cuál será su fin; Porque son una generación perversa, Hijos infieles. 21 Ellos me movieron a celos con lo que no es Dios; Me provocaron a ira con sus ídolos; Yo también los moveré a celos con un pueblo que no es pueblo, Los provocaré a ira con una nación insensata.“

(1 Corintios 10:20) “Antes digo que lo que los gentiles sacrifican, a los demonios lo sacrifican,
y no a Dios; y no quiero que vosotros os hagáis partícipes con los demonios.”

(Apocalipsis 9:20) “Y los otros hombres que no fueron muertos con estas plagas, ni aun así se arrepintieron de las obras de sus manos, ni dejaron de adorar a los demonios, y a las imágenes de oro, de plata, de bronce, de piedra y de madera, las cuales no pueden ver, ni oír, ni andar;”

(Salmos 106:36-38) “36 Y sirvieron a sus ídolos, Los cuales fueron causa de su ruina.
37 Sacrificaron sus hijos y sus hijas a los demonios,
38 Y derramaron la sangre inocente, la sangre de sus hijos y de sus hijas,
Que ofrecieron en sacrificio a los ídolos de Canaán,
Y la tierra fue contaminada con sangre.”

(Oseas 13:2) “2 Y ahora añadieron a su pecado, y de su plata se han hecho según su entendimiento imágenes de fundición, ídolos, toda obra de artífices, acerca de los cuales dicen a los hombres que sacrifican, que besen los becerros.”

(2 Crónicas 33:1-7, 9) Reinado de Manasés. (2 Reyes 21:1-6)
“1 De doce años era Manasés cuando comenzó a reinar, y cincuenta y cinco años reinó en Jerusalén.
2 Pero hizo lo malo ante los ojos de Jehová, conforme a las abominaciones de las naciones que Jehová había echado de delante de los hijos de Israel.
3 Porque él reedificó los lugares altos que Ezequías su padre había derribado, y levantó altares a los baales, e hizo imágenes de Asera, y adoró a todo el ejército de los cielos,
y les rindió culto.
4 Edificó también altares en la casa de Jehová, de la cual había dicho Jehová: En Jerusalén estará mi nombre perpetuamente.
5 Edificó asimismo altares a todo el ejército de los cielos en los dos atrios de la casa de Jehová.
6 Y pasó sus hijos por fuego en el valle del hijo de Hinom; y observaba los tiempos, miraba en ag:ueros, era dado a adivinaciones, y consultaba a adivinos y encantadores; se excedió en hacer lo malo ante los ojos de Jehová, hasta encender su ira. 7 Además de esto puso una imagen fundida que hizo, en la casa de Dios, de la cual había dicho Dios a David y a Salomón su hijo: En esta casa y en Jerusalén, la cual yo elegí sobre todas las tribus de Israel, pondré mi nombre para siempre;
9 Manasés, pues, hizo extraviarse a Judá y a los moradores de Jerusalén, para hacer más mal que las naciones que Jehová destruyó delante de los hijos de Israel.”

(1 Reyes 14:9) “sino que hiciste lo malo sobre todos los que han sido antes de ti,
pues fuiste y te hiciste dioses ajenos e imágenes de fundición para enojarme,
y a mí me echaste tras tus espaldas;”

(2 Reyes 17:16-17) “16 Dejaron todos los mandamientos de Jehová su Dios, y se hicieron imágenes fundidas de dos becerros, y también imágenes de Asera,
y adoraron a todo el ejército de los cielos, y sirvieron a Baal;
17 e hicieron pasar a sus hijos y a sus hijas por fuego; y se dieron a adivinaciones y agüeros, y se entregaron a hacer lo malo ante los ojos de Jehová, provocándole a ira.“

(2 Reyes 21:3, 5-6) “3 Porque volvió a edificar los lugares altos que Ezequías su padre había derribado, y levantó altares a Baal, e hizo una imagen de Asera, como había hecho Acab rey de Israel;
y adoró a todo el ejército de los cielos, y rindió culto a aquellas cosas.
5 Y edificó altares para todo el ejército de los cielos en los dos atrios de la casa de Jehová. 6 Y pasó a su hijo por fuego, y se dio a observar los tiempos, y fue agorero, e instituyó encantadores y adivinos, multiplicando así el hacer lo malo ante los ojos de Jehová, para provocarlo a ira.”

(2 Reyes 23:4-5) Reformas de Josías. (2 Cr. 34.3-7)
“4 Entonces mandó el rey al sumo sacerdote Hilcías, a los sacerdotes de segundo orden, y a los guardianes de la puerta, que sacasen del templo de Jehová todos los utensilios que habían sido hechos para Baal, para Asera y para todo el ejército de los cielos; y los quemó fuera de Jerusalén en el campo del Cedrón, e hizo llevar las cenizas de ellos a Bet-el.
5 Y quitó a los sacerdotes idólatras que habían puesto los reyes de Judá para que quemasen incienso en los lugares altos en las ciudades de Judá, y en los alrededores de Jerusalén;
y asimismo a los que quemaban incienso a Baal, al sol y a la luna, y a los signos del zodíaco, y a todo el ejército de los cielos.”

(Jeremías 7:31) “Y han edificado los lugares altos de Tofet, que está en el valle del hijo de Hinom, para quemar al fuego a sus hijos y a sus hijas,
cosa que yo no les mandé, ni subió en mi corazón.”

(Jeremías 19:4-6) “4 Porque me dejaron, y enajenaron este lugar, y ofrecieron en él incienso a dioses ajenos, los cuales no habían conocido ellos, ni sus padres, ni los reyes de Judá; y llenaron este lugar de sangre de inocentes.
5 Y edificaron lugares altos a Baal, para quemar con fuego a sus hijos en holocaustos al mismo Baal; cosa que no les mandé, ni hablé, ni me vino al pensamiento.
6 Por tanto, he aquí vienen días, dice Jehová, que este lugar no se llamará más Tofet, ni valle del hijo de Hinom, sino Valle de la Matanza.”

(Proverbios 15:8) “El sacrificio de los impíos es abominación a Jehová;”

(Proverbios 21:27) "27 El sacrificio de los impíos es abominación; !!Cuánto más ofreciéndolo con maldad!"

El Libro de Enoc. Capitulo 18

CAPITULO 18

1. Vi los tesoros de los vientos y vi que con ellos Él ha adornado toda la creación y los cimientos de la tierra;

2. y vi también la piedra angular de la tierra
y los cuatro vientos que sostienen la tierra y el firmamento;
(Job 38:4-7), (Zacarías 10:3-4), (Isaías 28:16)
(Zacarías 6:1-5), (Apocalipsis 7:1)

3. vi como los vientos extienden el velo del cielo en lo alto y cómo tienen su puesto entre el cielo y la tierra: son las columnas del cielo;

4. vi los vientos que hacen girar y que conducen por las órbitas del sol y de los astros en sus estancias;

5. vi los vientos que sostienen las nubes sobre la tierra;
vi los caminos de los ángeles; vi en los confines de la tierra el firmamento en lo alto.

6. Después fui al sur y vi un sitio que ardía día y noche, en donde se encontraban siete montañas de piedras preciosas, tres del lado oriental y tres del lado del mediodía.

7. Así, entre las que estaban en el oriente, una era de piedra multicolor, una de perlas, y la otra de piedras medicinales; y las que estaban en el sur eran de piedra roja.

8. La del medio se elevaba hasta el cielo como el trono del Señor y la parte alta del trono era de zafiro.

9. Yo vi un fuego ardiente, y más allá de esas montañas

10. está una región donde termina la gran tierra, y ahí culminan los cielos.

11. Luego me fue mostrado un profundo abismo entre columnas de fuego celeste,
y vi en él columnas de fuego que descendían al fondo y cuya altura y profundidad eran inconmensurables;
(Mateo 25:41), (Salmos 140:9-10), (Judas 1:7), (Proverbios 23:26-28)

12. y más allá de este abismo vi un sitio sobre el cual no se extendía el firmamento, bajo el cual no había tampoco cimientos de la tierra; sobre el que no había ni agua ni pájaros, sino que era un lugar desierto y terrible.

13. Allí vi siete estrellas parecidas a grandes montañas, que ardían, y cuando pregunté sobre esto,

14. El ángel me dijo: “Este sitio es el final del cielo y de la tierra;
ha llegado a ser la prisión de las estrellas y de los poderes del cielo.
(Apocalipsis 20:7)

15. “Las estrellas que ruedan sobre el fuego son las que han transgredido el mandamiento del Señor, desde el comienzo de su ascenso, porque no han llegado a su debido tiempo;
(Apocalipsis 12:3-4, 7-9), (Mateo 25:41)

16. y Él se irritó contra ellas y las ha encadenado hasta el tiempo de la consumación de su culpa para siempre, en el año del misterio”.
(2 Pedro 2:4), (Judas 1:6, 13), (Apocalipsis 10:7)

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<
<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

2.
(Job 38:4-7) “4 ¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra? Házmelo saber, si tienes inteligencia.
5 ¿Quién ordenó sus medidas, si lo sabes? ¿O quién extendió sobre ella cordel?
6 ¿Sobre qué están fundadas sus bases? ¿O quién puso su piedra angular,
7 Cuando alababan todas las estrellas del alba, Y se regocijaban todos los hijos de Dios?”

(Zacarías 10:3-4) “3 Contra los pastores se ha encendido mi enojo, y castigaré a los jefes;
pero Jehová de los ejércitos visitará su rebaño, la casa de Judá, y los pondrá como su caballo de honor en la guerra. 4 De él saldrá la piedra angular, de él la clavija, de él el arco de guerra, de él también todo apremiador.”

(Isaías 28:16) “por tanto, Jehová el Señor dice así:
He aquí que yo he puesto en Sion por fundamento una piedra, piedra probada, angular, preciosa, de cimiento estable; el que creyere, no se apresure.”

(Zacarías 6:1-5) Los cuatro carros
“1 De nuevo alcé mis ojos y miré, y he aquí cuatro carros que salían de entre dos montes; y aquellos montes eran de bronce. 2 En el primer carro había caballos alazanes, en el segundo carro caballos negros, 3 en el tercer carro caballos blancos, y en el cuarto carro caballos overos rucios rodados.
4 Respondí entonces y dije al ángel que hablaba conmigo: Señor mío, ¿qué es esto?
5 Y el ángel me respondió y me dijo: Estos son los cuatro vientos de los cielos, que salen después de presentarse delante del Señor de toda la tierra.”

(Apocalipsis 7:1) “Después de esto vi a cuatro ángeles en pie sobre los cuatro ángulos de la tierra, que detenían los cuatro vientos de la tierra, para que no soplase viento alguno sobre la tierra, ni sobre el mar, ni sobre ningún árbol.”

11.
(Mateo 25:41) “Entonces dirá también a los de la izquierda:
Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles.”

(Salmos 140:9-10) “9 En cuanto a los que por todas partes me rodean, La maldad de sus propios labios cubrirá su cabeza.
10 Caerán sobre ellos brasas;
Serán echados en el fuego, En abismos profundos de donde no salgan.”

(Judas 1:7) “7 como Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, las cuales de la misma manera que aquéllos, habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra naturaleza, fueron puestas por ejemplo, sufriendo el castigo del fuego eterno.”

(Proverbios 23:26-28) “26 Dame, hijo mío, tu corazón, Y miren tus ojos por mis caminos.
27 Porque abismo profundo es la ramera, Y pozo angosto la extraña.
28 También ella, como robador, acecha, Y multiplica entre los hombres los prevaricadores.”

14.
(Apocalipsis 20:7) “Cuando los mil años se cumplan, Satanás será suelto de su prisión,”

15.
(Apocalipsis 12:3-4, 7-9) “3 También apareció otra señal en el cielo: he aquí un gran dragón escarlata, que tenía siete cabezas y diez cuernos, y en sus cabezas siete diademas;
4 y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo, y las arrojó sobre la tierra. Y el dragón se paró frente a la mujer que estaba para dar a luz, a fin de devorar a su hijo tan pronto como naciese.
7 Después hubo una gran batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles; 8 pero no prevalecieron, ni se halló ya lugar para ellos en el cielo.
9 Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él.”

(Mateo 25:41) “Entonces dirá también a los de la izquierda:
Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles.”

16.
(2 Pedro 2:4) “Porque si Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que arrojándolos al infierno los entregó a prisiones de oscuridad, para ser reservados al juicio;”

(Judas 1:6, 13) “6 Y a los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada, los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día;
13 fieras ondas del mar, que espuman su propia vergüenza;
estrellas errantes, para las cuales está reservada eternamente la oscuridad de las tinieblas.”

(Apocalipsis 10:7) “sino que en los días de la voz del séptimo ángel, cuando él comience a tocar la trompeta, el misterio de Dios se consumará, como él lo anunció a sus siervos los profetas.”