Archivo del sitio

El Libro de Enoc. Capítulo 106

Fragmento del Libro de Noé.

CAPITULO 106

1. Pasado un tiempo tomé yo, Enoc, una mujer para Matusalén mi hijo y ella le parió un hijo a quien puso por nombre Lamec diciendo: “Ciertamente ha sido humillada la justicia hasta este día”.
Cuando llegó a la madurez tomó Matusalén para él una mujer y ella quedó embarazada de él y le dio a luz un hijo.
(Génesis 5:25, 28)

2. Cuando el niño nació su carne era más blanca que la nieve mas roja que la rosa, su pelo era blanco como la lana pura, espeso y brillante. Cuando abrió los ojos iluminó toda la casa como el sol y toda la casa estuvo resplandeciente.

3. Entonces el niño se levantó de las manos de la partera, abrió la boca y le habló al Señor de justicia.

4. El temor se apoderó de su padre Lamec y huyó y fue hasta donde su padre Matusalén.

5. Le dijo: “He puesto en el mundo un hijo diferente, no es como los hombres sino que parece un hijo de los ángeles del cielo, su naturaleza es diferente, no es como nosotros; sus ojos son como los rayos del sol y su rostro es esplendoroso.

6. Me parece que no fue engendrado por mí sino por los ángeles y temo que se realice un prodigio durante su vida.

7. Ahora, padre mío, te suplico y te imploro que vayas a lado de Enoc nuestro padre y conozcas con él la verdad, ya que su residencia está con los ángeles”.

8. Así pues cuando Matusalén hubo oído las palabras de su hijo, vino hacia mí en los confines de la tierra, porque se había enterado que yo estaba allí; gritó y oí su voz; fui a él y le dije: “Heme aquí hijo mío ¿por qué has venido hacia mí?”.

9. Me dijo: “He venido hacia ti debido a una gran inquietud y a causa de una visión a la que me he acercado.

10. Ahora escúchame padre mío, le ha nacido un hijo a mi hijo Lamec, que no se parece a él, su naturaleza no es como la naturaleza humana, su color es más blanco que la nieve y más rojo que la rosa, los cabellos de su cabeza son más blancos que la lana blanca, sus ojos son como los rayos del sol y al abrirse han iluminado toda la casa.

11. Se ha levantado de las manos de la partera, ha abierto la boca y ha bendecido al Señor del cielo.

12. “Su padre Lamec ha sido presa del temor y ha huido hacia mí, no cree que sea suyo sino de los ángeles del cielo y heme aquí que he venido hacia ti para que me des a conocer la verdad”.

13. Entonces yo Enoc, le respondí diciendo: “Ciertamente restaurará el Señor su ley sobre la tierra, según vi y te conté, hijo mío. En los días de Yared, mi padre, transgredieron la palabra del Señor.

14. He aquí que pecaron, transgredieron la ley del Señor, la cambiaron para ir con mujeres y pecar con ellas; desposaron a algunas de ellas, que dieron a luz criaturas no semejantes a los espíritus, sino carnales.
(Génesis 6:1-4)

15. Habrá por eso gran cólera y diluvio sobre la tierra y se hará gran destrucción durante un año.
(Génesis 6:17), (2 Pedro 3:6), (Lucas 17:27), (Eclesiástico 40:9-10), (Génesis 7:6-24), (Hebreos 11:7)

16. Pero ese niño que os ha nacido y sus tres hijos, serán salvados cuando mueran los que hay sobre la tierra.
(Génesis 6:9-10), (Génesis 7:1, 6-7, 13), (Génesis 9:18-19), (Génesis 9:1), (Génesis 9:7), (Génesis 10:1, 32), (Sabiduría 14:6)

17. Entonces descansará la tierra y será purificada de la gran corrupción.

18. Ahora di a Lamec: ‘él es tu hijo en verdad y sin mentiras, es tuyo este niño que ha nacido’;
que le llame Noé porque será vuestro descanso cuando descanséis en él y será vuestra salvación, porque serán salvados él y sus hijos de la corrupción de la tierra, causada por todos los pecadores y por los impíos de la tierra, que habrá en sus días.
(Génesis 5:29), (Génesis 6:8), (Eclesiástico 44:17-18)
(Génesis 6:5-7, 11-13)

19. A continuación habrá una injusticia aun mayor que esta que se habrá consumado en sus días. Pues yo conozco los misterios del Señor, que los santos me han contado y me han revelado y que leí en las tablas del cielo.

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<
<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<
1.
(Génesis 5:25, 28) “25 Vivió Matusalén ciento ochenta y siete años, y engendró a Lamec.
28 Vivió Lamec ciento ochenta y dos años, y engendró un hijo;”

14.
(Génesis 6:1-4) La maldad de los hombres
“1 Aconteció que cuando comenzaron los hombres a multiplicarse sobre la faz de la tierra, y les nacieron hijas, 2 que viendo los hijos de Dios que las hijas de los hombres eran hermosas, tomaron para sí mujeres, escogiendo entre todas.
3 Y dijo Jehová: No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre, porque ciertamente él es carne; mas serán sus días ciento veinte años.
4 Había gigantes en la tierra en aquellos días, y también después que se llegaron los hijos de Dios a las hijas de los hombres, y les engendraron hijos. Estos fueron los valientes que desde la antigüedad fueron varones de renombre.”

15.
(Génesis 6:17) “Y he aquí que yo traigo un diluvio de aguas sobre la tierra, para destruir toda carne en que haya espíritu de vida debajo del cielo; todo lo que hay en la tierra morirá.”

(2 Pedro 3:6) “6 por lo cual el mundo de entonces pereció anegado en agua;”

(Lucas 17:27) “27 Comían, bebían, se casaban y se daban en casamiento, hasta el día en que entró Noé en el arca, y vino el diluvio y los destruyó a todos.”

(Eclesiástico 40:9-10) “9 muerte, sangre, rivalidad y espada, adversidad, hambre, destrucción y flagelo.
10 Todo esto fue creado para los impíos, y a causa de ellos sobrevino el diluvio.”

(Génesis 7:6-24) “6 Era Noé de seiscientos años cuando el diluvio de las aguas vino sobre la tierra.
7 Y por causa de las aguas del diluvio entró Noé al arca, y con él sus hijos, su mujer, y las mujeres de sus hijos.
8 De los animales limpios, y de los animales que no eran limpios, y de las aves, y de todo lo que se arrastra sobre la tierra, 9 de dos en dos entraron con Noé en el arca; macho y hembra, como mandó Dios a Noé.
10 Y sucedió que al séptimo día las aguas del diluvio vinieron sobre la tierra.
11 El año seiscientos de la vida de Noé, en el mes segundo, a los diecisiete días del mes, aquel día fueron rotas todas las fuentes del grande abismo, y las cataratas de los cielos fueron abiertas, 12 y hubo lluvia sobre la tierra cuarenta días y cuarenta noches.
13 En este mismo día entraron Noé, y Sem, Cam y Jafet hijos de Noé, la mujer de Noé, y las tres mujeres de sus hijos, con él en el arca; 14 ellos, y todos los animales silvestres según sus especies, y todos los animales domesticados según sus especies, y todo reptil que se arrastra sobre la tierra según su especie, y toda ave según su especie, y todo pájaro de toda especie.
15 Vinieron, pues, con Noé al arca, de dos en dos de toda carne en que había espíritu de vida.
16 Y los que vinieron, macho y hembra de toda carne vinieron, como le había mandado Dios; y Jehová le cerró la puerta.
17 Y fue el diluvio cuarenta días sobre la tierra; y las aguas crecieron, y alzaron el arca, y se elevó sobre la tierra.
18 Y subieron las aguas y crecieron en gran manera sobre la tierra; y flotaba el arca sobre la superficie de las aguas. 19 Y las aguas subieron mucho sobre la tierra; y todos los montes altos que había debajo de todos los cielos, fueron cubiertos. 20 Quince codos más alto subieron las aguas, después que fueron cubiertos los montes.
21 Y murió toda carne que se mueve sobre la tierra, así de aves como de ganado y de bestias, y de todo reptil que se arrastra sobre la tierra, y todo hombre. 22 Todo lo que tenía aliento de espíritu de vida en sus narices, todo lo que había en la tierra, murió. 23 Así fue destruido todo ser que vivía sobre la faz de la tierra, desde el hombre hasta la bestia, los reptiles, y las aves del cielo; y fueron raídos de la tierra, y quedó solamente Noé, y los que con él estaban en el arca.
24 Y prevalecieron las aguas sobre la tierra ciento cincuenta días.”

(Hebreos 11:7) “Por la fe Noé, cuando fue advertido por Dios acerca de cosas que aún no se veían, con temor preparó el arca en que su casa se salvase; y por esa fe condenó al mundo, y fue hecho heredero de la justicia que viene por la fe.”

16.
(Génesis 6:9-10) “9 Estas son las generaciones de Noé: Noé, varón justo, era perfecto en sus generaciones; con Dios caminó Noé. 10 Y engendró Noé tres hijos: a Sem, a Cam y a Jafet.”

(Génesis 7:1, 6-7, 13) El diluvio
“1 Dijo luego Jehová a Noé: Entra tú y toda tu casa en el arca; porque a ti he visto justo delante de mí en esta generación.
6 Era Noé de seiscientos años cuando el diluvio de las aguas vino sobre la tierra.
7 Y por causa de las aguas del diluvio entró Noé al arca, y con él sus hijos, su mujer, y las mujeres de sus hijos.
13 En este mismo día entraron Noé, y Sem, Cam y Jafet hijos de Noé, la mujer de Noé, y las tres mujeres de sus hijos, con él en el arca;”

(Génesis 9:18-19) “18 Y los hijos de Noé que salieron del arca fueron Sem, Cam y Jafet; y Cam es el padre de Canaán.
19 Estos tres son los hijos de Noé, y de ellos fue llena toda la tierra.”

(Génesis 9:1) [ Pacto de Dios con Noé ]
“Bendijo Dios a Noé y a sus hijos, y les dijo: Fructificad y multiplicaos, y llenad la tierra.”

(Génesis 9:7) “Mas vosotros fructificad y multiplicaos; procread abundantemente en la tierra, y multiplicaos en ella.”

(Génesis 10:1, 32) Los descendientes de los hijos de Noé
“1 Estas son las generaciones de los hijos de Noé: Sem, Cam y Jafet, a quienes nacieron hijos después del diluvio.
32 Estas son las familias de los hijos de Noé por sus descendencias, en sus naciones;
y de éstos se esparcieron las naciones en la tierra después del diluvio.”

(Sabiduría 14:6) “6 Así, en el principio, mientras perecían los gigantes orgullosos,
la esperanza del mundo se refugió en una frágil embarcación,
que, dirigida por tu mano, dejó al futuro el germen de nuevas generaciones.”

18.
"Ahora di a Lamec: 'él es tu hijo en verdad y sin mentiras, es tuyo este niño que ha nacido';
que le llame Noé porque será vuestro descanso cuando descanséis en él y será vuestra salvación,
(Génesis 5:29) “29 y llamó su nombre Noé, diciendo: Este nos aliviará de nuestras obras y del trabajo de nuestras manos, a causa de la tierra que Jehová maldijo.”

(Génesis 6:8) “8 Pero Noé halló gracia ante los ojos de Jehová.”

(Eclesiástico 44:17-18) Noé
“17 Noé fue hallado perfectamente justo, en el tiempo de la ira sirvió de renovación: gracias a él, quedó un resto en la tierra, cuando se desencadenó el diluvio.
18 Alianzas eternas fueron selladas con él, para que nunca más un diluvio destruyera a los vivientes.”

18.
porque serán salvados él y sus hijos de la corrupción de la tierra, causada por todos los pecadores y por los impíos de la tierra, que habrá en sus días.
(Génesis 6:5-7, 11-13) “5 Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal.
6 Y se arrepintió Jehová de haber hecho hombre en la tierra, y le dolió en su corazón.
7 Y dijo Jehová: Raeré de sobre la faz de la tierra a los hombres que he creado, desde el hombre hasta la bestia, y hasta el reptil y las aves del cielo; pues me arrepiento de haberlos hecho.
11 Y se corrompió la tierra delante de Dios, y estaba la tierra llena de violencia.
12 Y miró Dios la tierra, y he aquí que estaba corrompida;
porque toda carne había corrompido su camino sobre la tierra.
13 Dijo, pues, Dios a Noé: He decidido el fin de todo ser, porque la tierra está llena de violencia a causa de ellos; y he aquí que yo los destruiré con la tierra.”

Anuncios

El Libro de Enoc. Libro de las Parábolas. Capitulo 54

Libro de las Parábolas.

CAPITULO 54

1. Volví la mirada hacia otra parte de la tierra y vi allí un valle profundo con fuego ardiente,
(Judas 1:7), (Mateo 18:8-9), (Mateo 25:41-46)

2. y llevaron a los reyes y a los poderosos y comenzaron a arrojarlos en este valle profundo.
(Apocalipsis 20:15)

3. Allí mis ojos vieron cómo fabricaban sus instrumentos: cadenas de un peso inconmensurable.
(Apocalipsis 20:1)

4. Le pregunté al ángel de paz que iba conmigo, diciendo: “¿Para qué están siendo preparadas esas cadenas?”.

5. Y me dijo: “Esas están siendo preparadas para las tropas de ‘Asa’el, para que puedan agarrarlos y lanzarlos al abismo de total condenación y cubrir sus quijadas con piedras ásperas tal como mandó el Señor de los espíritus.
(Isaías 16:4), (Mateo 8:12), (Hebreos 2:16), (Hebreos 2:5), (2 Pedro 2:4), (Judas 1:6)

6. Miguel, Gabriel, Rafael y Sariel en ese gran día los agarrarán y los arrojarán en el horno ardiente, para que el Señor de los espíritus pueda vengarse de ellos por convertirse en súbditos de Satanás y descarriar a aquellos que habitan sobre la tierra.
(Apocalipsis 19:20), (Apocalipsis 20:10)

7. Como en los tiempos en que vino el castigo del Señor de los espíritus y Él abrió los depósitos de agua que están sobre los cielos y las fuentes subterráneas.
(Génesis 6:17), (Génesis 7:6, 10-12, 17-20)

8. Y todas esas aguas se juntaron, aguas con aguas: las que están sobre los cielos son masculinas y las que están bajo la tierra son femeninas.

9. Y fueron exterminados los que habitaban sobre la tierra y bajo los límites del cielo,
(Génesis 7:21-24), (2 Pedro 3:6), (Lucas 17:27), (Salmos 119:119)

10. para que reconocieran la injusticia que perpetraron sobre la tierra y por ella perecieron.
(Salmos 101:8), (Isaías 13:9), (Malaquías 4:1), (2 Tesalonicenses 2:12)

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<
<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

1.
(Judas 1:7) “como Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, las cuales de la misma manera que aquéllos, habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra naturaleza, fueron puestas por ejemplo, sufriendo el castigo del fuego eterno.”

(Mateo 18:8-9) Ocasiones de caer. (Mr. 9.42-48; Lc. 17.1-2)
“8 Por tanto, si tu mano o tu pie te es ocasión de caer, córtalo y échalo de ti;
mejor te es entrar en la vida cojo o manco, que teniendo dos manos o dos pies ser echado en el fuego eterno.
9 Y si tu ojo te es ocasión de caer, sácalo y échalo de ti;
mejor te es entrar con un solo ojo en la vida, que teniendo dos ojos ser echado en el infierno de fuego.”

(Mateo 25:41-46) El juicio de las naciones.
“41 Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. 42 Porque tuve hambre, y no me disteis de comer; tuve sed, y no me disteis de beber; 43 fui forastero, y no me recogisteis; estuve desnudo, y no me cubristeis; enfermo, y en la cárcel, y no me visitasteis. 44 Entonces también ellos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, sediento, forastero, desnudo, enfermo, o en la cárcel, y no te servimos?
45 Entonces les responderá diciendo: De cierto os digo que en cuanto no lo hicisteis a uno de estos más pequeños, tampoco a mí lo hicisteis.
46 E irán éstos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna.”

2.
(Apocalipsis 20:15)
“Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego.”

3.
(Apocalipsis 20:1) “1 Vi a un ángel que descendía del cielo, con la llave del abismo, y una gran cadena en la mano.”

5.
(Isaías 16:4) “4 Moren contigo mis desterrados, oh Moab; sé para ellos escondedero de la presencia del devastador;
porque el atormentador fenecerá, el devastador tendrá fin, el pisoteador será consumido de sobre la tierra.”

(Mateo 8:12) “12 mas los hijos del reino serán echados a las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.”

(Hebreos 2:16) "Porque ciertamente no socorrió a los ángeles,
sino que socorrió a la descendencia de Abraham."

(Hebreos 2:5) “Porque no sujetó a los ángeles el mundo venidero, acerca del cual estamos hablando;”

(2 Pedro 2:4) “4 Porque si Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que arrojándolos al infierno los entregó a prisiones de oscuridad, para ser reservados al juicio;”

(Judas 1:6) “6 Y a los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada, los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día;”

6.
(Apocalipsis 19:20) “Y la bestia fue apresada, y con ella el falso profeta que había hecho delante de ella las señales con las cuales había engañado a los que recibieron la marca de la bestia, y habían adorado su imagen.
Estos dos fueron lanzados vivos dentro de un lago de fuego que arde con azufre.”

(Apocalipsis 20:10) “Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos.”

7.
(Génesis 6:17) “Y he aquí que yo traigo un diluvio de aguas sobre la tierra, para destruir toda carne en que haya espíritu de vida debajo del cielo; todo lo que hay en la tierra morirá.”

(Génesis 7:6, 10-12, 17-20)
“6 Era Noé de seiscientos años cuando el diluvio de las aguas vino sobre la tierra.
10 Y sucedió que al séptimo día las aguas del diluvio vinieron sobre la tierra.
11 El año seiscientos de la vida de Noé, en el mes segundo, a los diecisiete días del mes, aquel día fueron rotas todas las fuentes del grande abismo, y las cataratas de los cielos fueron abiertas,
12 y hubo lluvia sobre la tierra cuarenta días y cuarenta noches.
17 Y fue el diluvio cuarenta días sobre la tierra; y las aguas crecieron, y alzaron el arca, y se elevó sobre la tierra.
18 Y subieron las aguas y crecieron en gran manera sobre la tierra; y flotaba el arca sobre la superficie de las aguas.
19 Y las aguas subieron mucho sobre la tierra; y todos los montes altos que había debajo de todos los cielos, fueron cubiertos.
20 Quince codos más alto subieron las aguas, después que fueron cubiertos los montes.”

9.
(Génesis 7:21-24)
“21 Y murió toda carne que se mueve sobre la tierra, así de aves como de ganado y de bestias, y de todo reptil que se arrastra sobre la tierra, y todo hombre.
22 Todo lo que tenía aliento de espíritu de vida en sus narices, todo lo que había en la tierra, murió.
23 Así fue destruido todo ser que vivía sobre la faz de la tierra, desde el hombre hasta la bestia, los reptiles, y las aves del cielo; y fueron raídos de la tierra, y quedó solamente Noé, y los que con él estaban en el arca.
24 Y prevalecieron las aguas sobre la tierra ciento cincuenta días.”

(2 Pedro 3:6) “6 por lo cual el mundo de entonces pereció anegado en agua;”

(Lucas 17:27) “27 Comían, bebían, se casaban y se daban en casamiento, hasta el día en que entró Noé en el arca, y vino el diluvio y los destruyó a todos.”

(Salmos 119:119) “Como escorias hiciste consumir a todos los impíos de la tierra; Por tanto, yo he amado tus testimonios.”

10.
(Salmos 101:8)
“De mañana destruiré a todos los impíos de la tierra, Para exterminar de la ciudad de Jehová a todos los que hagan iniquidad.”

(Isaías 13:9) "He aquí el día de Jehová viene, terrible, y de indignación y ardor de ira,
para convertir la tierra en soledad, y raer de ella a sus pecadores."

(Malaquías 4:1) [ El advenimiento del día de Jehová ]
“Porque he aquí, viene el día ardiente como un horno, y todos los soberbios y todos los que hacen maldad serán estopa; aquel día que vendrá los abrasará, ha dicho Jehová de los ejércitos, y no les dejará ni raíz ni rama.”

(2 Tesalonicenses 2:12) “a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia.”